28 de febrero de 2024

ZAPATERO.

Me gustaría ver las caras de los lectores de esta anécdota al relatarles que aquel hombre con cara de estudioso me afirmó que “ese asunto ya estaba resuelto… Por Luis Crespo NAC&POP 29/12/2023 No sé por qué quiero contar algo real que me sucedió hace mucho tiempo. Tenía, entonces, un cliente dueño de una gran…

Me gustaría ver las caras de los lectores de esta anécdota al relatarles que aquel hombre con cara de estudioso me afirmó que “ese asunto ya estaba resuelto…

Por Luis Crespo

NAC&POP

29/12/2023

No sé por qué quiero contar algo real que me sucedió hace mucho tiempo.

Tenía, entonces, un cliente dueño de una gran empresa productora y comercializadora.

Un día me llamó con desesperación pues le había caído un embargo en sus cuentas por un monto importante.

Averigüé, en los bancos, el Juzgado que había ordenado la medida y allí me presenté a revisar el expediente (en aquellas épocas no había otra forma).

Al rato le estaba contando y explicando al embargado:

– Se trata de una deuda con la Obra Social del Sindicato de su personal por un aporte extraordinario que se había dispuesto.

A lo que él respondió:

– Pero a mí me dijeron que algunos jueces ya habían resuelto que no correspondía pagarlo.

– Bueno (le respondí) pero lo raro es que su empresa estaba notificada de esta demanda y no la contestó.

Es más, se dictó sentencia condenatoria y usted estuvo notificado de la misma sin recurrirla ni nada…

Peor aún, como abogado apoderado de la firma jamás estuve enterado.

– No sé (titubeó) el que se ocupó de todo eso fue el contador.

¿Qué hice yo?

Me fui a la casa del Contador a averiguar qué había pasado.

Me gustaría ver las caras de los lectores de esta anécdota al relatarles que aquel hombre con cara de estudioso me afirmó que “ese asunto ya estaba resuelto pues “él” estaba totalmente SEGURO que no correspondía” y que “él” ya había contestado esa demanda.

Cuando le pregunté en qué términos y, en todo caso, con qué patrocinio ya que yo no había intervenido, buscó entre sus apiladas carpetas y, de una de ellas, sacó un TELEGRAMA dirigido al Juzgado que, escueta y casi autoritariamente, decía “rechazo el reclamo contra … por no corresponder”.

Ya dije que no sé por qué quise contarles HOY esta historia.

Mientras, intento leer, a pesar de la mala conjugación de sus verbos, un auto denominado “Decreto de Necesidad y Urgencia.”

También varios revoltijos de derogaciones,  modificaciones, abusos y pintoresquismos de los que todo el mundo habla y comenta, como si supieran.

LC/

Source

Deja una respuesta