24 de mayo de 2024

Una antigua especie de árbol recién descubierta parece salida de la imaginación de Dr. Seuss

La singular conservación del árbol Sanfordiacaulis densifolia, en el que el tronco está rodeado por más de 250 hojas dispuestas en espiral, fue el resultado de los terremotos que se produjeron en un sistema lacustre de 352 millones de años de antigüedad, ahora expuesto en New Brunswick, Canadá. Crédito: Cortesía de Matthew Stimson (CNN) –…

La singular conservación del árbol Sanfordiacaulis densifolia, en el que el tronco está rodeado por más de 250 hojas dispuestas en espiral, fue el resultado de los terremotos que se produjeron en un sistema lacustre de 352 millones de años de antigüedad, ahora expuesto en New Brunswick, Canadá. Crédito: Cortesía de Matthew Stimson

(CNN) — Se cree que los árboles se originaron hace cientos de millones de años. Sin embargo, desde entonces, las pruebas de la existencia de estos antiguos centinelas vegetales han sido escasas.

Ahora, un nuevo descubrimiento de fósiles de árboles en 3D ha abierto una ventana a cómo era el mundo cuando los primeros bosques del planeta empezaban a evolucionar, ampliando nuestra comprensión de la arquitectura de los árboles a lo largo de la historia de la Tierra.

Cinco fósiles de árboles enterrados vivos por un terremoto hace 350 millones de años fueron hallados en una cantera de la provincia canadiense de Nuevo Brunswick, según un estudio publicado este viernes en la revista académica Current Biology.

Los autores afirman que estos nuevos e inusuales árboles fósiles no solo tienen una forma sorprendente que recuerda a una ilustración del Dr. Seuss, sino que revelan pistas sobre un periodo de la vida en la Tierra del que sabemos muy poco.

«Son cápsulas del tiempo», dijo Robert Gastaldo, paleontólogo y sedimentólogo que dirigió el estudio, «literalmente pequeñas ventanas a paisajes y ecosistemas de tiempos profundos».

Los coautores Olivia King y Matthew Stimson desenterraron el primero de los árboles antiguos en 2017 mientras hacían trabajo de campo en una cantera de roca en New Brunswick. Uno de los especímenes que descubrieron es uno de los pocos casos en todo el registro fósil de plantas, que abarca más de 400 millones de años, en el que las ramas y las hojas de la copa de un árbol aún están unidas a su tronco.

Según Gastaldo, se han encontrado pocos fósiles de árboles que se remonten a los primeros bosques de la Tierra. Su descubrimiento ayuda a completar algunas piezas de un registro fósil incompleto.

«Solo hay cinco o seis árboles que podamos documentar, al menos del Paleozoico, que se conservaran con la copa intacta», afirma Gastaldo, profesor de Geología del Colby College de Waterville, Maine.

La mayoría de los especímenes de árboles antiguos son relativamente pequeños, señaló, y a menudo se descubren en forma de tronco fosilizado con un tocón o sistema radicular adosado. Para sus colegas, encontrar un árbol conservado que podría haber medido 4,5 metros de altura en su madurez, con una copa de 5,4 metros de diámetro, dejó al paleontólogo «boquiabierto».

Este modelo del recién descubierto árbol Sanfordiacaulis incluye una estructura de ramas simplificada para facilitar su visualización. Crédito: Cortesía de Tim Stonesifer

Antiguo enterramiento por terremoto

Los investigadores excavaron el primer árbol fósil hace unos siete años, pero tuvieron que pasar otros tantos para que se encontraran otros cuatro ejemplares de la misma planta muy próximos entre sí. Bautizada con el nombre de «Sanfordiacaulis», la nueva especie identificada fue bautizada en honor de Laurie Sanford, propietaria de la cantera donde se desenterraron los árboles.

Según el estudio, las formas que adoptan estas plantas desconocidas de 350 millones de años de antigüedad se asemejan a las de un helecho o una palmera actuales, a pesar de que estas especies arbóreas no aparecieron hasta 300 millones de años más tarde. Pero mientras que las copas de los helechos o las palmeras que conocemos tienen pocas hojas, el espécimen más completo de los fósiles recién descubiertos tiene más de 250 hojas conservadas alrededor de su tronco, y cada hoja parcialmente conservada se extiende alrededor de 1,7 metros.

Según Stimson, conservador adjunto de Geología y Paleontología del Museo de Nuevo Brunswick, el fósil está encerrado en un peñasco de arenisca y tiene aproximadamente el tamaño de un auto pequeño.

La singular fosilización del grupo de árboles se debe probablemente a un «catastrófico» deslizamiento de tierras provocado por un terremoto que tuvo lugar en un antiguo lago de fisura, explicó.

«Estos árboles estaban vivos cuando se produjo el terremoto. Quedaron enterrados muy rápidamente en el fondo del lago, y luego el lago volvió a la normalidad», explicó Stimson.

Según Peter Wilf, profesor de Geociencias y paleobotánico de la Universidad Estatal de Pensilvania que no participó en el estudio, encontrar árboles fósiles completos es poco frecuente y mucho menos común que encontrar un dinosaurio completo. Wilf señaló por correo electrónico que el «inusual» nuevo árbol fósil era una reliquia de un período de tiempo del que casi no hay fósiles de árboles.

«Los nuevos fósiles son un hito en nuestra comprensión de cómo evolucionó la estructura de los bosques primitivos, dando lugar finalmente a las complejas arquitecturas de selva tropical que sustentan la mayor parte de la biodiversidad viva de la Tierra», añadió Wilf.

Muy al estilo de Dr. Seuss

Para King, investigador asociado del Museo de Nueva Brunswick que encontró el grupo de fósiles, el Sanfordiacaulis habría parecido algo sacado directamente de las obras más populares del Dr. Seuss.

«En ‘El Lorax’, los árboles tienen grandes pompones en la copa y troncos estrechos. Estos probablemente tengan una estructura similar. Tienen una copa enorme en la parte superior y luego se estrechan y se empapelan en un tronco muy pequeño», explica King. «Es un árbol muy del estilo del Dr. Seuss. Es una idea extraña y maravillosa de cómo podría ser».

Pero el reinado de los Sanfordiacaulis duró poco, según los investigadores. «No volvemos a ver esta arquitectura de planta», dijo Stimson a CNN. Señaló que creció a principios del Carbonífero, un periodo de tiempo al final de la Era Paleozoica en el que las plantas y los animales se estaban diversificando a medida que empezaban a abrirse camino desde el agua a la tierra.

Gran parte de la evolución es experimental, y el éxito suele medirse por la versatilidad de una especie, o su capacidad para adaptarse a muchos lugares y condiciones diferentes. El peculiar conjunto de fósiles arbóreos presenta la prueba de un «experimento fallido de la ciencia y la evolución», añadió Stimson. «Realmente estamos empezando a pintar el cuadro de cómo era la vida hace 350 millones de años».

Los investigadores excavaron el primer árbol fósil de Sanfordiacaulis hace unos siete años, pero pocos años después se encontraron otros cuatro ejemplares muy próximos entre sí. Crédito: Cortesía de Matthew Stimson

Mirando hacia el futuro

Fósiles como el Sanfordiacaulis no solo son útiles para ayudar a los humanos a comprender cómo cambió la vida en el pasado, sino que pueden ayudar a los científicos a averiguar hacia dónde podría dirigirse la vida en nuestro planeta.

La existencia de esta especie en concreto sugiere que los árboles de la época empezaban a ocupar nichos ecológicos distintos de los que se conocían hasta ahora, según los investigadores responsables de su descubrimiento.

Gastaldo lo considera un indicio de que las plantas, al igual que los primeros invertebrados, estaban experimentando con su adaptación al medio. El terremoto que probablemente provocó la fosilización de los árboles también ofrece nuevas pruebas geológicas de lo que pudo haber estado ocurriendo en los sistemas de la Tierra en ese mismo momento.

«Esta es realmente la primera prueba que tenemos de (un árbol) que estaría entre lo que crece en el suelo y lo que se elevaría muy por encima del suelo», dijo Gastaldo. «¿Qué más había?»

Fuente

Deja una respuesta