28 de febrero de 2024

Un nuevo mono clonado pone de relieve los límites de la clonación

(CNN) — Conoce a Retro, un mono rhesus clonado nacido el 16 de julio de 2020. Ya tiene más de 3 años y «está bien y creciendo fuerte», según Falong Lu, uno de los autores de un estudio publicado el martes en la revista Nature Communications que describe cómo surgió Retro. Retro es solo la…

(CNN) — Conoce a Retro, un mono rhesus clonado nacido el 16 de julio de 2020.

Ya tiene más de 3 años y «está bien y creciendo fuerte», según Falong Lu, uno de los autores de un estudio publicado el martes en la revista Nature Communications que describe cómo surgió Retro.

Retro es solo la segunda especie de primate que los científicos han logrado clonar con éxito. El mismo equipo de investigadores anunció en 2018 que había logrado dos monos cynomolgus (un tipo de macaco) clonados idénticos, que siguen vivos en la actualidad.

El mono rhesus clonado recibió el nombre de Retro y se encuentra bien, según el equipo de investigación. Crédito: Zhaodi Liao, et al, Nature Communications

«Hemos logrado el primer mono rhesus clonado vivo y sano, lo que supone un gran avance que ha convertido lo imposible en posible, aunque la eficiencia es muy baja en comparación con los embriones fecundados normales», dijo Lu, investigador del Laboratorio Estatal Clave de Biología Molecular del Desarrollo y del Instituto de Genética y Biología del Desarrollo de la Academia China de Ciencias. «Actualmente, aún no hemos tenido el segundo nacido vivo».

El primer mamífero clonado (la oveja Dolly) se creó en 1996 mediante una técnica llamada transferencia nuclear de células somáticas, o TNCS, en la que los científicos reconstruyen esencialmente un óvulo no fecundado fusionando un núcleo de célula somática (no procedente de un espermatozoide ni de un óvulo) con un óvulo al que se le ha eliminado el núcleo.

Desde entonces, los científicos han clonado muchas especies de mamíferos, como cerdos, vacas, caballos y perros, pero el proceso ha sido un éxito o un fracaso, ya que normalmente solo un pequeño porcentaje de los embriones que se transfieren a madres de alquiler dan lugar a una descendencia viable.

«En cierto modo, hemos avanzado mucho en el sentido de que, después de Dolly, se clonaron muchas especies de mamíferos, pero lo cierto es que la ineficacia sigue siendo un gran obstáculo», afirma Miguel Esteban, investigador principal del Instituto de Biomedicina y Salud de Guangzhou de la Academia China de Ciencias. No participó en la última investigación, pero ha colaborado con algunos miembros del equipo investigador en otros estudios sobre primates.

Clonación de un mono rhesus

El equipo chino, con base en Shanghai y Beijing, utilizó una versión modificada de la TNCS en su trabajo con monos cynomolgus (Macaca fascicularis) y perfeccionó la técnica para clonar el mono rhesus (Macaca mulatta).

Durante cientos de intentos fallidos de clonación, se dieron cuenta de que, en los primeros embriones clonados, la membrana externa que forma la placenta no se desarrollaba correctamente. Para solucionar este problema, llevaron a cabo un proceso denominado trasplante masivo de células internas, que consistía en introducir células internas clonadas en un embrión no clonado, y que permitía al clon desarrollarse con normalidad, explicó Esteban.

A continuación, el equipo probó la nueva técnica con 113 embriones reconstruidos, 11 de los cuales se transfirieron a siete vientres de alquiler, con el resultado de un solo nacido vivo, según el estudio.

«Creemos que puede haber anomalías adicionales… que deben corregirse. Las estrategias para mejorar la tasa de éxito de la TNCS en primates siguen siendo nuestro principal objetivo en el futuro», declaró Lu.

Los dos primeros monos clonados, Zhong Zhong y Hua Hua, tienen ahora más de 6 años y llevan una «vida feliz y sana» con otros de su misma especie. Según Lu, hasta ahora los investigadores no han identificado ningún posible límite en la esperanza de vida de los monos clonados.

Zhong Zhong y Hua Hua suelen describirse como los primeros monos clonados. Sin embargo, en 1999 se clonó un mono rhesus utilizando lo que los investigadores consideran un método de clonación más sencillo. En aquel caso, los científicos dividieron los embriones, de forma muy parecida a lo que ocurre naturalmente cuando se desarrollan gemelos idénticos, en lugar de utilizar una célula adulta como con la técnica de TNCS.

Implicaciones de la clonación de monos

Los investigadores afirman que la clonación de monos podría acelerar la investigación biomédica, ya que existen limitaciones en lo que los científicos pueden aprender de los ratones de laboratorio. La investigación con primates no humanos, más parecidos a los humanos, ha sido fundamental para lograr avances médicos que han salvado vidas, como la creación de vacunas contra el covid-19, según un informe de un grupo de las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina publicado en mayo.

El uso de monos en la investigación científica es un tema polémico debido a las preocupaciones éticas sobre el bienestar de los animales. El equipo afirmó haber seguido las leyes y directrices chinas que rigen el uso de primates no humanos en la investigación científica.

La Real Sociedad para la Prevención de la Crueldad contra los Animales del Reino Unido manifestó que tiene «serias preocupaciones éticas y de bienestar en torno a la aplicación de la tecnología de clonación a los animales. Clonar animales requiere procedimientos que pueden causar dolor y angustia, y puede haber altas tasas de fracaso y mortalidad».

Ser capaces de producir monos genéticamente idénticos podría ser útil, dijo Esteban.

«Esta investigación es una prueba de principio de que la clonación puede hacerse en distintas especies de primates no humanos y abre la puerta a nuevas formas de aumentar la eficacia. Los monos clonados pueden modificarse genéticamente de formas complejas que los monos silvestres no pueden; esto tiene muchas implicaciones para el modelado de enfermedades. También hay una perspectiva de conservación de especies», añadió.

El Dr. Lluís Montoliu, investigador científico del Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC) de España que no participó en la investigación, afirmó que la clonación de ambas especies de monos demostraba dos cosas.

«En primer lugar, que es posible clonar primates. Y segundo, no menos importante, que es extremadamente difícil tener éxito con estos experimentos, con eficacias tan bajas», dijo en un comunicado.

Añadió que la baja tasa de éxito del proceso demostraba que «no solo la clonación humana era innecesaria y discutible, sino que, de intentarse, sería extraordinariamente difícil y éticamente injustificable».

«La clonación reproductiva de un ser humano es completamente inaceptable», afirmó Lu.


Fuente

Deja una respuesta