24 de mayo de 2024

¿Quién puede frenar a Elon Musk? Alguien de quien probablemente nunca hayas oído hablar (Análisis)

(CNN) — Elon Musk rara vez se ve acorralado. Es notoriamente impasible ante los críticos, ya sean accionistas de sus empresas, comentaristas de los medios o reguladores federales, quienes aparentemente están a cargo de proteger a los inversionistas y al público de los peores de sus excesos. Pero esta semana, una jueza del estado de…

(CNN) — Elon Musk rara vez se ve acorralado. Es notoriamente impasible ante los críticos, ya sean accionistas de sus empresas, comentaristas de los medios o reguladores federales, quienes aparentemente están a cargo de proteger a los inversionistas y al público de los peores de sus excesos.

Pero esta semana, una jueza del estado de Delaware emitió un mensaje que Musk y otros hombres poderosos en Estados Unidos rara vez escuchan: No.

Kathaleen McCormick, la presidenta ecuánime y de voz suave de la Corte de Equidad de Delaware (el estado en el que están constituidas muchas de las empresas más grandes del país) anuló el martes el paquete salarial de Tesla de 2018 de Musk, poniéndose del lado de un accionista que había lo cuestionó por excesivo.

El fallo, que es casi seguro que enfrentará una apelación, podría afectar seriamente la fortuna personal de Musk, eliminando potencialmente más de US$ 51.000 millones en activos. (Por supuesto, incluso entonces seguiría siendo la tercera persona más rica del planeta, según Bloomberg).

El resultado de la disputa sobre el paquete salarial de Musk es el último ejemplo en el que un líder empresarial imponente y descarado es puesto en su lugar por la única institución lo suficientemente poderosa para hacerlo: los tribunales estadounidenses.

Kathaleen McCormick anuló el paquete salarial de Tesla de 2018 de Elon Musk después de que un inversor lo cuestionó por considerarlo excesivo. (Kathleen Flynn/Reuters)

Apenas unos días antes del fallo de McCormick en Delaware, un jurado de Nueva York ordenó al expresidente Donald Trump pagar US$ 86 millones en daños y perjuicios a una mujer que, según un jurado anterior, Trump había agredido sexualmente en la década de 1990. En la misma semana, Vince McMahon, el antiguo director de World Wrestling Entertainment que durante años logró esquivar y desviar las acusaciones de conducta sexual inapropiada, renunció como presidente ejecutivo luego de una demanda de uno de sus ex empleados que lo acusaba de tráfico y abuso sexual. McMahon ha negado las acusaciones.

Entre los hilos que conectan a Musk, Trump y McMahon hay una historia de evasión de consecuencias negativas. Pero los fallos judiciales de esta semana (o en el caso de McMahon, la perspectiva de uno) ilustran los límites que incluso las figuras más poderosas pueden alcanzar cuando se enfrentan a acciones legales.

“Si regulas las cosas desde el principio, no llegarán al punto de agravarse hasta el punto en que se tomaron estas decisiones de US$ 56.000 millones”, dice Eric Talley, profesor de Derecho de Columbia, refiriéndose al fallo de McCormick sobre Musk. “Estados Unidos, en comparación con casi cualquier otro país desarrollado, se ha inclinado mucho más hacia el lado del litigio”.

Teniendo en cuenta las circunstancias de la disputa salarial de Musk, el proyecto de ley de difamación de Trump y las batallas legales que se avecinan de McMahon, Talley dice que pueden representar tres ejemplos de personas que apostaban a que el sistema de litigio no representaba una amenaza.

“Su apuesta fracasó”, dice. “Y si ese es el caso, que sea un mensaje para otras personas: el sistema de litigios realmente funciona”.

La disputa sobre el paquete salarial no fue el primer rodeo de McCormick con Musk.

En 2022, supervisó la demanda de Twitter contra Musk cuando intentó incumplir su contrato de US$ 44.000 millones para comprar la empresa. McCormick mostró poca paciencia con las tácticas dilatorias de Musk en ese caso, y terminó comprando Twitter, a la que rebautizó X.

Si bien McCormick no tuvo que emitir una decisión final en el caso de Twitter, sus decisiones preliminares sugirieron que no iba a dejarse intimidar por el imponente perfil de Musk, dice Talley.

“Tenemos este juez de Delaware que dice: ‘¿Sabes qué? Las reglas que se aplican a todos se aplican a ti también’”, dijo Talley. “Creo que eso es un servicio a la profesión. Y no es uno que esté bien remunerado: Katie McCormick no gana US$ 55.000 millones por su trabajo”.


Fuente

Deja una respuesta