28 de febrero de 2024

¿PARA QUIÉNES HAY PLATA?

En 2019, la canasta básica valía 34.000 pero el salario mínimo apenas llegaba a 17.000. Se procede a preguntarle al presidente, al vocero presidencial y a todos los loritos repetidores, cómo puede ser que digan que no hay plata si tenemos la 4ta reserva mundial de petróleo, la 2da de gas, la 3ra de agua,…

En 2019, la canasta básica valía 34.000 pero el salario mínimo apenas llegaba a 17.000.

Se procede a preguntarle al presidente, al vocero presidencial y a todos los loritos repetidores, cómo puede ser que digan que no hay plata si tenemos la 4ta reserva mundial de petróleo, la 2da de gas, la 3ra de agua, somos el 3er exportador mundial de alimentos luego de EEUU y Brasil y por encima de India, Rusia, Ucrania y todos los demás.

Por Julián Denaro (*)

NAC&POP

02 /02/2024

Se procede a preguntarle al presidente, al vocero presidencial y a todos los loritos repetidores, cómo puede ser que digan que no hay plata si tenemos la 4ta reserva mundial de petróleo, la 2da de gas, la 3ra de agua, somos el 3er exportador mundial de alimentos luego de EEUU y Brasil y por encima de India, Rusia, Ucrania y todos los demás.

Además poseemos diversas fuentes de energía renovable y no renovable, prestigioso capital humano y cultural, somos el 2do país de turismo receptivo de Latinoamérica luego de México, tenemos industria satelital, generamos energía nuclear, contamos con las llanuras más extensas del mundo y los viñedos más altos del planeta y, encima de todo, somos argentinos.

Por si fuera poco, y contradiciendo los engaños pronunciados por el traidor a la patria Milei, venimos de crecer un 50% en términos macroeconómicos en los últimos 3 años, ya que nuestro PBI se incrementó, en millones de dólares, de 400.000 a 630.000 desde el 2020 hasta el 2023.

Como herencia del gobierno de Alberto Fernández, se han generado las condiciones para disponer de un abultado superávit comercial y energético, más el record histórico de turismo receptivo y por si fuera poco contábamos con la incorporación al Brics+.

Así las cosas, el FMI había pronosticado un crecimiento del PBI del 3% para el 2024 antes del triunfo de Milei, pero cuando ganó Milei y cambió el rumbo económico, el FMI cambió su pronóstico, previendo una disminución del 3%.

La apertura librecambista respecto a las importaciones, el achicamiento de los organismos del Estado con miles de despidos, la detención de la incorporación argentina al Brics+, más la contracción pavorosa del poder adquisitivo de los ingresos, configuraron otro escenario completamente diferente.

En vez de transitar un sendero de crecimiento ubicados estratégicamente en el mundo multipolar y multimonedas, se aborta aquel camino para reconducirse a un esquema de dependencia respecto a las imposiciones provenientes de las corporaciones trasnacionales financieras y el colonialismo anglosajón.

Igualmente, y a pesar de eso, sigue habiendo plata, lo que pasa es que esa plata es atesorada por intereses externos al conjunto del pueblo.

Como ya se ha demostrado con suficiencia, cuando la mayoría del pueblo es más pobre, es porque los sectores concentrados de poder incrementaron su riqueza.

Vale decir, que si de un total de 600.000 millones los ricos pasan de manejar el 50% al 55%, la torta a repartir entre los no ricos baja del 50% al 45%.

En 2015, la canasta básica se valuaba en 4.000 pesos, mientras que el salario mínimo ostentaba 6.000 pesos, lo cual alcanzaba para una canasta y media.

El gobierno de Macri erosionó esa condición.

En 2019, la canasta básica valía 34.000 pero el salario mínimo apenas 17.000, lo que sólo alcanzaba para el 50%.

Esa comparativa se mantuvo durante el gobierno de Alberto Fernández que, aunque volvió a poner en marcha al país y bajó el desempleo del 11% al 5,7%, mantuvo el mismo poder adquisitivo.

En octubre de 2023, la canasta básica valía 320.000 y el salario mínimo 160.000.

Pero con Milei vino otra nueva destrucción.

Los salarios se quedaron en 160.000, pudiendo comprar apenas el 32% de una canasta básica de 500.000 para febrero de 2024.

Como se ve, la participación de la clase trabajadora en el producto de la economía bajó significativamente, y eso sólo se explica por el enriquecimiento de los más ricos.

Es decir, exportadores, laboratorios, cadenas de supermercados, corporaciones intermediarias y, especialmente, el poder financiero.

De hecho, al mismo tiempo que se elimina la devolución del IVA por 19.000 pesos mensuales a los jubilados y los trabajadores de menores recursos, el gobierno de Milei procede a subsidiar con exenciones tributarias a Galperín por 100 millones de dólares anuales, quien es el director ejecutivo de Mercado Libre y una de las personas más ricas del mundo.

Asimismo, también se exentúan de impuestos los autos de alta gama, pero cientos de miles de laburantes vuelven a pagar los impuestos a las ganancias.

La mayor devaluación de la historia, que elevó el precio del dólar un 120% desde 365 hasta 800, provocó un drástico aumento en los precios que transformó una inflación del 10% mensual en una hiperinflación del 25,5% mensual.

Para que se comprenda, el 10% mensual equivale al 200% anual, pero una tasa del 25,5% mensual equivale al 1500% anual.

Como resultado, el consumo se contrajo tan rápido como nunca había pasado en toda la historia.

Y con ello, lo hacen la producción, el nivel de empleo, los planes de inversión y también la recaudación del Estado.

Por ende, la cuestión fiscal que los voceros del gobierno enfatizan que es su principal preocupación, empeora drásticamente.

En definitiva: mienten. ¿Será por ignorancia o por malicia?

Bueno, son los mismos que están reprimiendo salvajemente con un operativo de seguridad jamás visto en la historia para atacar a los pacíficos y ordenados manifestantes.

Son los mismos que están intentando sacar una ley de bases para la venta de la patria.

Entonces, la suposición de ignorantes queda descartada.

JD/

(*) JULIÁN DENARO, Economista (UBA), Psicólogo (UBA), Doctorando en Ciencias Económicas (UNLAM), Profesor en Universidades Nacionales (UBA y UNLAM) y en Universidad de Morón (UM). Investigador Sigeva – Conicet. Autor de siete libros, siendo los tres últimos “Del país dividido a la revolución cultural” (2017), “Argentina entre las disputas de poder 2012-2019” (2019) y “Las Aventuras de Aztequita por Argentina” (2023) y próximo a publicar otra nueva obra: “De la Pandemia a la Reconstrucción: Argentina 2020-2024”. Columnista Económico en Televisión y Radio.



Source

Deja una respuesta