28 de febrero de 2024

Navidad en Palestina: «Es imposible celebrarla porque nuestra gente en Gaza está siendo sometida a un genocidio»

La muestra «Navidad bajo los escombros» denuncia el genocidio en Palestina por parte de Israel. La Navidad fue cancelada en Belén, en la Cisjordania ocupada por Israel. «Entre una familia de refugiados y bajo los escombros en Gaza es donde se encuentra Jesús» dijo el pastor cristiano palestino Munther Isaac. Pronunció un mensaje navideño criticando…

La muestra «Navidad bajo los escombros» denuncia el genocidio en Palestina por parte de Israel.

La Navidad fue cancelada en Belén, en la Cisjordania ocupada por Israel. «Entre una familia de refugiados y bajo los escombros en Gaza es donde se encuentra Jesús» dijo el pastor cristiano palestino Munther Isaac. Pronunció un mensaje navideño criticando a quienes son cómplices del continuo bombardeo de Gaza y palabras de aliento al pueblo palestino. Por Manuela Wilhelm (ANRed)

«Este año no habrá celebraciones navideñas en Belén y Palestina porque es difícil, sino es imposible celebrarlas, y nuestra gente en Gaza está siendo sometida a un genocidio, y a la espantosa matanza de nuestra gente y los niños de Gaza» dijo Munther Isaac, pastor en Belén.

El significado de la Navidad cambia en cada territorio según las condiciones materiales y simbólicas. En Belén, Cisjordania ocupada por Israel desde 1967, las celebraciones navideñas atraen cada año a miles de peregrinos. Palestina es la cuna del cristianismo desde la antigüedad. Allí viven 47.000 personas palestinas cristianas dice el último censo de la Oficina Central de Estadísticas Palestina de 2017.

Este año los líderes de las iglesias de Belén han pedido que las iglesias se usen únicamente para la oración debido a la ofensiva de Israel. «Es imposible celebrar la Navidad porque nuestra gente en Gaza está siendo sometida a un genocidio» comentan las organizaciones cristianas y agregan: “En Palestina, en cambio, solo queremos detener la guerra de exterminio”.

El mensaje llega al mundo de la mano de una obra llamada «Navidad bajo los escombros» que ocupa el lugar donde años anteriores se colocaba un arbolito de navidad. Tareq Salaa, el artista palestino representó a «María y José» en medio de los escombros y rodeados de un alambre de púas y destrucción generada por Israel.

En la Plaza de la Natividad la obra de arte resignifica la navidad clásica que celebra el nacimiento de Jesús y representa a una familia palestina durante la Nakba y el genocidio palestino.

En Gaza las iglesias son flanco de ataques de las fuerzas de Israel como la San Porfirio donde murieron 18 personas. En vez de celebrar el nacimiento de niños y niñas, en Palestina tienen que lamentar la muerte de casi 10 mil niños a manos de las fuerzas de Israel. Incluso, el sistema de salud colapsó en medio del asedio de Israel y tuvieron que trasladar de urgencia a bebés recién nacidos o prematuros porque no tenían energía eléctrica y no funcionaban las incubadoras.

Resistencia palestina en Navidad

Desde el comienzo del asedio del 7 de octubre las fuerzas israelíes han demostrado la potencia del genocidio en curso contra la población palestina. No solo han matado a 21 mil gazatíes, de las cuales casi la mitad son niñas y niños. El asedio de Israel se realiza a través de distintas maneras: es el bombardeo constante a objetivos civiles y destrucción de los hogares palestinos. A su vez, los militares israelíes enviados por Benjamin Netanyahu le quitan la posibilidad a las personas refugiadas de sobrevivir en escuelas u hospitales ya que destruyen también esos edificios civiles. El asedio a Palestina es bloquear el suministro de combustible y energía, y así bloquear las redes de comunicación palestinas. Así, hay 1,9 millones de palestinos desplazados. También Israel impide la ayuda humanitaria a Palestina como denunció la ONU, Amnistía Internacional, la Cruz Roja, Médicos sin Fronteras y otros organismos internacionales.

¿Cuál fue el discurso de navidad en Palestina ocupada?

La sesión del Reverendo Dr. Munther Isaac fue transmitida en vivo desde la Iglesia Luterana de Navidad en Belén. Su discurso cristiano criticó a las demás iglesias y comunidad en general que son cómplices del continuo bombardeo de Gaza por parte de Israel. A continuación, transcribimos el texto completo del sermón desde Palestina ocupada:

Cristo bajo los escombros. Estamos enojados. Estamos rotos. Esto debería haber sido un momento de alegría. En cambio, estamos de luto. Tenemos miedo. Más de 20.000 personas han muerto. Miles aún están bajo los escombros. Cerca de 9000 niños han sido asesinados de las maneras más brutales. Día tras día. 1.9 millones de desplazados. Cientos de miles de hogares destruidos. Gaza, como la conocíamos, ya no existe. Esto es una aniquilación. Esto es un genocidio. El mundo está mirando. Las iglesias están mirando.

El pueblo de Gaza está enviando imágenes en vivo de su propia ejecución. Tal vez al mundo no le importa, pero continúa. Aquí preguntamos, ¿podría ser este nuestro destino en Belén? ¿En Ramallah? ¿En Jenin? ¿Es este también nuestro destino? Estamos atormentados por el silencio del mundo. Los líderes del llamado mundo libre se alinearon uno tras otro para dar luz verde a este genocidio contra una población cautiva. Dieron la aprobación. No solo se aseguraron de pagar la cuenta por adelantado. Fallaron en la verdad y el contexto al proporcionar la cobertura política.

Este mundo nos ha confirmado que no nos ve como iguales. Tal vez sea el color de nuestra piel. Tal vez sea porque estamos en el lado equivocado de una ecuación política. Incluso nuestra realeza en Cristo no nos protegió. Así que dicen que si se necesitan matar a 100 palestinos para alcanzar al único militante de Hamás, que así sea. No somos humanos a sus ojos, pero ante los ojos de Dios, nadie puede decirnos eso. La hipocresía y el racismo del mundo occidental son transparentes y alarmantes. Siempre miran las palabras de los palestinos con sospecha y calificación. No, no somos tratados de manera equitativa. Sin embargo, del otro lado, a pesar del claro historial de desinformación, mentiras, sus palabras casi siempre se consideran infalibles.

Imagen de María y el Niño Jesús en la Navidad Palestina actual. Arte como herramienta de resistencia palestina. Potusartwork

A nuestros amigos europeos, nunca más quiero escucharlos darnos lecciones sobre derechos humanos o leyes internacionales. Y lo digo en serio. No somos blancos, supongo que no se aplica a nosotros según su propia lógica. En esta guerra, muchos cristianos y el mundo occidental se aseguraron de que el Imperio tuviera la teología necesaria. Nos dijeron que era autodefensa, y continúo preguntando, ¿Cómo fue el asesinato de 9000 niños? Autodefensa. ¿Cómo fue el desplazamiento de 1.9 millones de palestinos? Autodefensa.

En la sombra del Imperio, convirtieron al colonizador en la víctima y al colonizado en el agresor. ¿Hemos olvidado? ¿Hemos olvidado que el estado al que hablan fue construido sobre las ruinas de las ciudades y pueblos de esos mismos gazatíes? ¿Lo han olvidado? Estamos indignados por la complicidad de la iglesia. Que quede claro, amigos. El silencio es complicidad y los llamados vacíos a la paz sin un alto el fuego y el fin de la ocupación, y las palabras vacías de empatía sin acción directa, todo bajo la bandera de la complicidad. Así que aquí está mi mensaje.

Gaza hoy se ha convertido en la brújula moral del mundo. Gaza era el infierno antes del 7 de octubre y el mundo estaba en silencio. ¿Deberíamos sorprendernos de que estén en silencio ahora? Si no te horroriza lo que está sucediendo en Gaza, si no te sacude hasta el núcleo, hay algo mal en tu humanidad. Y si nosotros, como cristianos, no nos indignamos por el genocidio, por la instrumentalización de la Biblia para justificarlo, hay algo mal en nuestro testimonio cristiano y estamos comprometiendo la credibilidad de nuestro mensaje evangélico. Si no logras llamar a esto genocidio, eso está en ti. Es un pecado y una oscuridad que abrazas voluntariamente.

En nuestro dolor, angustia y lamento, hemos buscado a Dios y lo hemos encontrado bajo los escombros en Gaza. Jesús se convirtió en la víctima de la misma violencia del Imperio. Fue torturado. Crucificado. Desangrado mientras otros miraban. Fue asesinado y clamó de dolor: ‘Dios mío, ¿dónde estás?’ En Gaza hoy, Dios está bajo los escombros. Y en esta temporada navideña, mientras buscamos a Jesús, se le encuentra no en el lado de Roma, sino en nuestro lado del muro, en una cueva, con una familia sencilla. Vulnerable. Apenas y milagrosamente sobreviviendo a una masacre. Entre una familia de refugiados. Aquí es donde se encuentra Jesús.

Arte como herramienta de resistencia palestina en Navidad

Cuando glorificamos el orgullo y la riqueza, Jesús está bajo los escombros. Cuando confiamos en el poder, la fuerza y las armas, Jesús está bajo los escombros. Cuando justificamos, racionalizamos y teologizamos el bombardeo de niños, Jesús está bajo los escombros.Este es su pesebre. Él está en casa con los marginados, los que sufren, los oprimidos y desplazados. Este es su pesebre. Es un pesebre que trata sobre la resistencia. La resistencia de Jesús está en su mansedumbre, debilidad y vulnerabilidad. La majestuosidad de la encarnación radica en su solidaridad con los marginados.

Es resistente porque este mismo niño se levantó en medio del dolor, la destrucción, la oscuridad y la muerte para desafiar a los imperios, hablar verdad al poder y lograr una victoria eterna sobre la muerte y la oscuridad. Estuve en Estados Unidos justo después del Día de Acción de Gracias y me sorprendió la cantidad de decoraciones navideñas y luces y todos los bienes comerciales. No pude evitar pensar: Cantan sobre el Príncipe de la Paz en su tierra mientras tocan el tambor de la guerra en nuestra tierra.

Este es nuestro mensaje al mundo hoy. Es un mensaje evangélico, un mensaje de Navidad verdadero y auténtico, sobre el Dios que no se quedó en silencio, sino que envió su Palabra, y su Palabra es Jesús, nacido entre los ocupados y marginados. Está en solidaridad con nosotros en nuestro dolor y quebrantamiento.”

Partes del servicio se llevaron a cabo en árabe, incluyendo parte de la liturgia, así como hermosas versiones de himnos, incluyendo « Oh, Pequeña Ciudad de Belén ». Se leyeron tres escrituras: Lamentaciones 3:21-26, 2 Corintios 4:7-9 y Mateo 2:13-18, el relato de Mateo sobre la sagrada familia huyendo a Egipto, que se leyó en árabe.

Uno de los que adoraban en persona en la Iglesia Luterana de Navidad fue el Rev. Frank Chikane, miembro del Congreso Nacional Africano en Sudáfrica y moderador de la Comisión de las Iglesias sobre Asuntos Internacionales para el Consejo Mundial de Iglesias. Al dar saludos a mi invitación, Chikane dijo que era un privilegio estar aquí con ustedes para compartir en este servicio como parte de una delegación que incluía representantes de Sudamérica, Estados Unidos, Canadá y América Latina.

Estamos aquí en este momento crítico de su historia para estar en solidaridad con ustedes, dijo Chikane. “Estamos aquí… para escuchar, orar y compartir su dolor porque si una parte del cuerpo de Cristo sufre, el resto sufre.Fue arriesgado decir: ‘Vamos a donde está la guerra’ », dijo Chikane. « Si nuestros hermanos y hermanas se ven afectados, debemos estar con ellos, y por eso estamos aquí. Que Dios los bendiga. Amén.Los adoradores fueron despedidos con una bendición que incluía estas palabras: “Danos la fuerza para ser mediadores de paz y reconciliación”.

ANRed te necesita

Día a día intentamos brindarte información de calidad y ofrecerte un punto de vista diferente sobre lo que sucede. Somos un medio comunitario, alternativo, popular y autogestivo. Vivimos en tiempos de una crisis económico-social profunda y compleja. En ese contexto, ANRed sólo puede seguir creciendo con tu ayuda.

Podés aportar otro importe por CBU: 0440053040000248921330 (Banco Hipotecario)

Si tenés alguna duda, o querés saber más sobre nosotros, podés comunicarte al 11-2250-6241 o por mail (redaccion@anred.org).

También podés seguirnos en nuestras redes sociales: FacebookTwitterInstagram


Source

Deja una respuesta