19 de junio de 2024

Muere el palestino Khader Adnan tras 86 días en huelga de hambre en una cárcel israelí

0

El Servicio de Prisiones de Israel informó hoy que Khader Adnan falleció después de 86 días en huelga de hambre. Su muerte, la primera de este tipo en tres décadas, desató movilizaciones y llamados a la huelga general en Gaza. En el marco de las protestas, autoridades israelíes denunciaron el disparo de  tres misiles que…

El Servicio de Prisiones de Israel informó hoy que Khader Adnan falleció después de 86 días en huelga de hambre. Su muerte, la primera de este tipo en tres décadas, desató movilizaciones y llamados a la huelga general en Gaza. En el marco de las protestas, autoridades israelíes denunciaron el disparo de  tres misiles que no llegaron a destino. Adnan había sido detenido el pasado febrero, acusado de afiliación a un grupo terrorista e incitación al terrorismo. En denuncia a su detención había iniciado una huelga de hambre. En abril, organismos de Derechos Humanos hicieron un alerta sobre su estado de salud que fue ignorado por las autoridades israelíes. Por ANRed. 

El conocido activista islámico palestino Khader Adnan murió en una prisión israelí después de casi tres meses en huelga de hambre, una muerte que reaviva las tensiones en la región.

Según informó el Servicio de Prisiones de Israel este 2 de mayo, Adnan fue hallado inconsciente en su celda y luego llevado a un hospital donde los médicos lo declararon muerto. Las mismas fuentes declararon que el detenido, de 45 años, se había negado “a someterse a exámenes médicos y recibir tratamiento».

Sin embargo, esa versión fue refutada desde el lado palestino. El abogado de Adnan, Jamil Al-Khatib, y una profesional de la salud de la organización Médicos por los Derechos Humanos, que había visitado al detenido recientemente, acusaron a las autoridades israelíes de impedirle recibir atención médica. «Exigimos que lo trasladaran a un hospital civil donde pudiera recibir un seguimiento adecuado. Desafortunadamente, tal demanda fue respondida con intransigencia y rechazo», aseguró Al-Khatib. Por su parte, Lina Qasem-Hassan, de Médicos por los Derechos Humanos, indicó que vio a Adnan el pasado 23 de abril, momento en el que había perdido 40 kilos y tenía problemas para respirar, pero se encontraba consciente. «Su muerte podría haberse evitado», aseguró Qasem Hassan, que agregó que varios hospitales israelíes se negaron a admitir a Adnan tras ser atendido de forma breve en salas de emergencia.

Tras confirmarse la muerte de Adnan, se desarrollaron protestas en las calles de la Franja de Gaza y al menos tres cohetes fueron lanzados desde ese enclave palestino hacia territorio israelí, según señaló el Ejército de la Administración de Benjamin Netanyahu. Las sirenas de alerta por ataques aéreos se encendieron en las comunidades fronterizas, donde los residentes se ocultaron en los refugios. Sin embargo, no se registraron víctimas mortales ni heridos, debido a que los proyectiles cayeron en zonas abiertas.

Desde 2011, Adnan había llevado a cabo varias huelgas de hambre en protesta por las detenciones sin cargos por parte de Israel. Incluso otros presos palestinos también lo habían hecho, pero ninguno había muerto desde 1992.

Dibujo de Carlos Latuff en el marco de una huelga de hambre anterior.

Israel se encuentra dirigido por el gobierno más derechista de su historia. Desde su campaña para retornar al Ejecutivo, Netanyahu y los socios de su Administración prometieron medidas más fuertes contra los palestinos, al punto que el ministro de Seguridad israelí, Itamar Ben-Gvir, indicó que los funcionarios penitenciarios deben mostrar “tolerancia cero hacia las huelgas de hambre y los disturbios en las prisiones” y ordenó que los presos sean confinados en sus celdas.

Ben-Gvir, encargado de supervisar las cárceles y los detenidos, es un político ultranacionalista que viene endureciendo las restricciones a los presos palestinos, incluida la reducción del tiempo en el que pueden tomar una ducha y el cierre de las panaderías de la prisión.

La muerte de Adnan se produce en momentos en que las políticas de represión aumentan, incluido el aumento de asentamientos judíos en territorios que sus vecinos reclaman como propios. Un polvorín de enfrentamientos y violencia cuya detención es una exigencia crucial por parte de los palestinos para propiciar eventuales negociaciones de paz entre las dos partes.

ANRed te necesita

Día a día intentamos brindarte información de calidad y ofrecerte un punto de vista diferente sobre lo que sucede. Somos un medio comunitario, alternativo, popular y autogestivo. Vivimos en tiempos de una crisis económico-social profunda y compleja. En ese contexto, ANRed sólo puede seguir creciendo con tu ayuda.

Podés aportar otro importe por CBU: 0440053040000248921330 (Banco Hipotecario)

Si tenés alguna duda, o querés saber más sobre nosotros, podés comunicarte al 11-2250-6241 o por mail (redaccion@anred.org).

También podés seguirnos en nuestras redes sociales: FacebookTwitterInstagram


Source

Deja una respuesta