28 de febrero de 2024

LEVANTO MI COPA POR ESTOS DOS INCUNABLES: ZAGALO Y BECKENBAUER

La personalidad de Beckenbauer estaba más cerca de Nilton y Didí que de Mario Lobo Zagalo. Con diferencia de horas fallecieron dos leyendas: Mario Lobo Zagalo y el «Kaiser» Franz Beckenbauer. FranckBeckenbauer y Mario Lobo Zagalo Por José Luis Ponsico (*) NAC&POP 08/01/2024   Apenas con una diferencia de horas se supo de los fallecimientos…

La personalidad de Beckenbauer estaba más cerca de Nilton y Didí que de Mario Lobo Zagalo.

Con diferencia de horas fallecieron dos leyendas: Mario Lobo Zagalo y el «Kaiser» Franz Beckenbauer.


FranckBeckenbauer y Mario Lobo Zagalo

Por José Luis Ponsico (*)

NAC&POP

08/01/2024

 

Apenas con una diferencia de horas se supo de los fallecimientos de dos grandes
del fútbol mundial: el brasileño Mario Lobo Zagalo primero y el «Kaiser» alemán Franz Beckenbauer, históricos campeones como futbolistas y luego directores técnicos.

El único que los alcanzó, Mundial Rusia 2018, el francés Didier Deschamps, ganador
Mundial Francia´98 y luego DT.

Los fallecidos hicieron historia grande con estilos distintos.

Zagalo «rueda de auxilio» por izquierda.

Beckenbauer «galera y bastón».

Mario Lobo nacido en un condado Atalaia, Río de Janeiro, 9 de agosto de 1931.

Uno de los cuatro mundialistas de Botafogo, club glorioso, fines de los´50.

Esto es: Nilton Santos, «Garrincha», «Didí» y Zagalo.

Casi nada.

Beckenbauer en una localidad, Giesing, lugar pequeño, cercano a Munich el 11 de setiembre del´45.

Final de la Segunda Guerra en Europa con un saldo de 45 millones de muertos.

Alemania derrotada.

Aquel club decía «Amor al barrio»

Zagalo siempre «rueda de auxilio».

Franz «de frac».

Elegante.

Mario Lobo Zagalo, zurdo cubría la raya y también bajaba a «dar una mano».

El «Kaiser» un estratega.

En el Mundial de Inglaterra´66, con 21, «5» armador de ataque.

Mucha clase.

Los antecedentes fueron distintos.

Zagalo llegó por imperio de una necesidad.

Cuenta la leyenda que en el Mundial Suecia´58, el DT. Vicente Feola, profesor de Educación Física con problemas de obesidad, de movida dejó afuera a «Garrincha», a «Pelé» y a Zagalo.

Brasil ubicado en el grupo de la muerte con Inglaterra, Unión Soviética y una débil
selección de Austria, condenada a quedar en la 4ta. posición.

Feola tenía prejuicios con «Mané» por actos de indisciplina.

A luego «O Rei» lo veía tierno.

«Pelé» llegó con 17 años.

Zagalo quizá menos habilidoso que «Cuarentinha» y después con «Chinezinho».

Pero muy útil para el juego de equipo por despliegue.

Brasil clasificó sin convencer.

La leyenda da cuenta que Nilton Santos y «Didí» con Bellini «apretaron» a Feola.

Al cabo, cedió.

A partir del ingreso de «Garrincha» y «Pelé» Brasil goleó a todos con un juego de alto
vuelo.

El recuerdo remite a una semifinal inolvidable: Brasil 5 Francia 2.

Y la final en Estocolmo, Brasil 5 Suecia 2.

«Mané»Garrimcha  y «Pelé» inmortales en el baile repetido.

Zagalo fue una «regalía» para Nilton Santos, lateral izquierdo de clase pero cercano a los 30 años de edad.

Ya figura en el Mundial de Suiza´54.

Pidió a Zagalo para lo que hoy sería «doble 5» por izquierda.

Rueda de auxilio para Nilton y «Zito» el «5».

Otro «crack»

Feola había escuchado que «Garrincha» en un amistoso, previo a Suecia´58, había dicho
«El Gordo nunca jugó. No le doy bola».

Muy propio del jugador extraordinario de la Favela carioca.

Feola lo relegó.

Jugaba Joel.

Y con la «10» Altafini y Dino Sani.

Previo a «Pelé».

La personalidad de Beckenbauer estaba más cerca de Nilton y Didí que de Mario Lobo Zagalo.

El DT. en el Mundial Alemania ´04 Helmut Schoen quería a Gunter Netzer, 10 talentoso -hoy una especie de Tony Kroos, aquél también jugó en el Real Madrid- pero chocó con Franz.

Schoen ayudante del legendario «Zorro», Sepp Herberger, DT. del «Milagro de Berna» en la final ganada a Hungría 3 a 2, Mundial Suiza´54, tenía en Beckenbauer al técnico dentro del campo.

Franz quería al zurdo Wolfgang Overath, «crack».

Un «Beto» Alonso en su tiempo

Ganó el «Kaiser».

El zurdo Overath de memoria recibía la salida limpia de Beckenbauer para armar el juego de ataque culminaba en la enorme eficacia de Gerd Muller, el Bombardero de Munich.

Más de 500 goles en Europa en aquél tiempo.

Equipazo.

Nunca se explicó bien desde los analistas del fútbol cómo Holanda 74, la célebre Naranja Mecánica no pudo con aquella Alemania guiada por Franz Beckenbauer.

Explicación posible la del intelectual francés Jean Paul Sartre cuando Francia cayó en el´58 con Brasil.

«Teníamos la mejor selección francesa de nuestra historia -dijo el padre del Existencialismo- pero en Suecia´58 tuvimos un problema.

Yo no soy del fútbol, pero lo veo. En la semifinal el problema fue el rival«, dijo con sarcasmo en Orly, mientras llegaba la delegación.

Beckenbauer siempre dijo: «Holanda impactó por su juego, pero nosotros teníamos un gran equipo», repetía.

Franz se cansó de ganar.

Todo lo que tocó lo hizo.

Campeón con Bayer Munich varias veces en la Bundesliga.

Cuatro Copa Europa.

Como DT. cayó con la selección Argentina en México 86.

Ponderó el juego, a Diego Maradona y reconoció que Carlos Bilardo había sorprendido con la táctica.

Mayoría de mediocampistas y muy suelto Maradona.

Sin posición fija.

Atrás, mucha marcación.

Zagalo en México 70 resultó otra vez requerido.

Hasta dos meses antes Brasil tenía a un excéntrico DT. el periodista Joao Saldanha.

Se llevaba mal con los históricos.

Entre ellos un «caudillo»: el zurdo Gerson.

Cuenta la leyenda que se repitió lo de Suecia´58 Gerson con Carlos Alberto, ambos con el apoyo de «Pelé», bajaron a Saldanha y pidieron a Mario Lobo Zagalo, ahora técnico.

También la inclusión de Roberto Rivelino y «Clodoaldo» que estaban en duda.

Con ratificación de «Tostao» y «Jairzinho» integraron un seleccionado inolvidable.

Para Joao Saldanha un amistoso contra Argentina resultó «fatal».

Dirigido el equipo por Juan José Pizzuti, faltando 75 días para el Mundial en la inauguración del «Beira Río» cayó Brasil.

Grandes actuaciones de Agustín Cejas en el arco -enseguida lo adquirió el Santos, 1970-
en el fondo Roberto Perfumo y Roberto Rogel; en el medio Norberto Madurga y Miguel
Brindisi. Arriba, Marcos Conigliaro y Oscar Pinino Mas.

Dos a cero y chau Saldanha.

En Brasil decían: «Gracias a los argentinos pudimos tener el equipo que todos queríamos»

Así se escribe la historia.

El fútbol, como la vida, no es una línea recta.

A veces se trata de unir imponderables.

Mario Lobo Zagalo (92) y Franz Beckenbauer (78) estarán para siempre en el alma del mundo del fútbol.

Cada uno en su estilo, únicos, intransferibles.

Dos incunables: cuando se mueren, no se reponen

JLP/

  • (*) Columnista de La Señal Medios, Mundo Amateur, Agencia Nacional y Popular



Source

Deja una respuesta