19 de abril de 2024

LAS MENTIRAS

Las mentiras de los libertarios, las ignorancias de los patrioteros de bandera Una economía primarizada, sin industrias, ni desarrollos tecnológicos propios, y en las últimas décadas, políticamente subordinada al Imperio Británico. Por Carlos Andrés Ortiz NAC&POP 8/01/ 2024 La acentuada e incontenible verborragia de los anarcos – libertarios, a las que se suman varias inexactitudes…

Las mentiras de los libertarios, las ignorancias de los patrioteros de bandera

Una economía primarizada, sin industrias, ni desarrollos tecnológicos propios, y en las últimas décadas, políticamente subordinada al Imperio Británico.

Por Carlos Andrés Ortiz

NAC&POP

8/01/ 2024

La acentuada e incontenible verborragia de los anarcos – libertarios, a las que se suman varias inexactitudes y falacias proferidas por sus socios o jefes de hecho (¿?) del neoliberalismo, evidencian ser una fuente constante de gruesas falsedades, cuando no la irrefutable evidencia de la improvisación, todo en un marco de desprecio total por la soberanía y los más altos valores de la nacionalidad; además, en forma evidente, muestran burla y exclusión alevosa y premeditada del pueblo, esa amplia mayoría que no forma parte del clasista grupo de “los argentinos de bien” (bien apátridas, debió completar el impresentable expresidente que lo expresó).

Ese desprecio total por las prioridades estratégicas nacionales, a las que pisotean, denostan con alevosía, y operan para destruir hasta los cimientos a toda noción de soberanía, se evidencia con todo el accionar destructivo; buscando además una brutal involución a aquella nación de estructuras feudales, con una economía intencionalmente primarizada (sin industrias y sin desarrollos tecnológicos propios), y en esos años (últimas décadas del siglo XIX y comienzos del XX), políticamente subordinada vergonzosamente a los dictados del Imperio Británico.

Después, las oligarquías y sus asociados y subordinados políticos (entre ellos el grueso de los uniformados), cambiaron las prioridades, alineándose a la “defensa del sistema” impuesta por el “mundo libre, occidental y cristiano”, que en los hechos no es libre, ni occidental, ni menos aun cristiano.

Ese realineamiento fue drástico entre los uniformados desde 1955, dejando de lado la Defensa de la Patria, al priorizarse la “defensa del sistema”, lo cual incluye una adhesión total a la doctrina del coloniaje que de hecho es el liberalismo, sumado al desprecio visceral a todo lo nacional y popular, en particular incubándose grotescos prejuicios de feroz antiperonismo, y con ello, a toda idea afín al Pensamiento Nacional (concepto que definió Jauretche).

A todo ese aquelarre de doctrinas antinacionales, se le agregó la ausencia casi total de conocimientos de Historia, Economía y Geopolítica, en un perverso combo de confusiones profundamente instaladas en la mentalidad predominante (diríase excluyente), con pocas excepciones, entre las FFAA y FFSS de Argentina.

Del positivo predominio de Señores Militares de Mentalidad Nacional (Roca, Riccheri, Mosconi, Baldrich, Savio, Juan Pistarini, Brigadier San Martín, Perón, Rodríguez Zía, Guglialmelli y otros), pasamos a involucionar al nocivo y hueco patrioterismo de bandera, que en rigor es cipayismo de la peor calaña.

Este tema puntual, debe analizarse con mayor extensión, en un artículo separado.

Entre las muchas gruesas falsedades, vertidas cuan supuestas “verdades reveladas” por el apátrida (por su propia definición) anarco libertario, citemos algunas.

Dijo que Argentina fue la primera potencia mundial, lo cual es una grosera falsedad sin sustento estadístico alguno.

Claro que en los Institutos de (de) Formación Militar, insisten en el falaz concepto de “la grandeza Argentina del Centenario”, brulote conceptual que incluso algunos osados uniformados de alto rango pretenden predicar, pese a evidenciar supina ignorancia en esos temas.

Según Milei, los ferrocarriles, cuando eran manejados por los británicos, eran los mejores y más eficientes del mundo.

Queda en claro que además de ser totalmente falso, el manejo de los ferrocarriles, era un poderoso instrumento de subordinación político – económica, con lo cual el Reino Unido favorecía sus exportaciones de bienes industriales a nuestro país, además de carbón y luego petróleo, y dificultaba todo esfuerzo nuestro de industrialización, al discriminar nuestras manufacturas impidiendo o encareciendo el transporte.

Todo esto lo describió fundamentada y contundentemente el gran patriota que fue Raúl Scalabrini Ortiz, quien nunca pudo ser refutado.

Claro que Milei, como todos los apátridas, opta por la conspiración del silencio, ante gruesas verdades que tiran por tierra sus osadas falsedades económicas.

Milei y sus voceros, repiten cuan mantra pseudo religioso, que “los privados siempre son más eficientes que el Estado”, como excusa para las privatizaciones salvajes con las que pretende desguazar al Estado y enanizar sus funciones.

Todo eso como claro paso previo a la destrucción total del Estado Argentino, lo que de perpetrarse nos conduciría al desguace y desaparición de la República Argentina.

Esa supuesto “mayor eficiencia” de los privados, no condice con la realidad, pues en Argentina y en el mundo, existen muchos claros ejemplos de muy eficientes empresas y entes estatales, incluso actuando decididamente para el desarrollo y la integración territorial, como sucede en nuestra extensa geografía.

Sin ser el único caso (ni mucho menos), la cobertura de la fibra óptica abarca confines lejanos y poco poblados de Argentina, que los “privados” nunca atenderían, pues solo los motiva a estos el lucro desenfrenado.

Algo similar ocurre con la extensa cobertura territorial de las estaciones de servicio de YPF, mientras que los “privados” se concentran en las ciudades y regiones más ricas, y por eso mucho más rentables.

YPF es muy rentable, y lo será mucho más, en cuanto vayan ampliándose las producciones de los grandes yacimientos, como Vaca Muerta y varios más.

¡Por eso la quieren vender, para pasar a manos privadas, sus actuales y futuras grandes ganancias!

Lo mismo sucede con Aerolíneas Argentinas, que prioriza aumentar las conexiones entre diversos lugares de nuestra dilatada geografía, lo que hace con eficiencia y calidad en el servicio, a diferencia de privados buscadores de rentabilidad al como sea.

Además, nuestra aerolínea de bandera da utilidades, y su gran importancia estratégica se pudo constatar durante la pandemia, transportando eficientemente grandes dosis de vacunas, así como repatriando argentinos del convulsionado Medio Oriente.

El Banco Nación, además de ser muy importante por su amplia cobertura física, regula en parte al sector, y tiene importantes utilidades, teniendo relevancia estratégica, lo cual desprecian los apátridas libertarios y neoliberales.

Arsat no solo es un legítimo orgullo nacional, posicionándonos entre los muy pocos países que construyen satélites, actividad muy estratégica y además rentable.

Incluso estábamos perfeccionando un lanzador, para poder poner en órbita nuestros satélites nosotros mismos.

Todo eso paralizado y vergonzosamente, en curso de extranjerización.

Todo el muy importante Sector Nuclear, es otro gran orgullo nacional, además de su enorme importancia estratégica y del rol relevante que Argentina tiene a nivel mundial en ese sector tecnológico.

Atacado ferozmente con mentiras y terrorismo comunicacional, por parte del ecologismo cavernario y antinacional, ahora los apátridas enancados en el Poder del Estado, pretenden desguazar y privatizar áreas importantes y rentables, como Dioxitex, la productora del estratégico combustible nuclear.

El Sector Nuclear, con la CNEA y el INVAP como grandes entes tecnológicos y productivos, no solo son rentables, por sus enormes efectos multiplicadores en la economía nacional; ¡son también valiosos sectores estratégicos!

Como nos quieren primarizar forzosamente, libertarios y neoliberales buscan destruir a todo el Sector Nuclear.

A nivel mundial, las mentiras de los libertarios y neoliberales, no pueden tapar el fuerte accionar estatal en todas las naciones en las que prima el desarrollo y la defensa de sectores estratégicos.

Como breve y muy incompleta síntesis de los importantes roles intervencionistas y protectores, de los respectivos Estados nacionales, cabe citar lo siguiente.

Sin la NASA estatal, EEUU no habría alcanzado sus enormes logros estratégicos en el dominio del Espacio.

Francia protege a su sector agro ganadero, con fuerte proteccionismo impidiendo importaciones, y lo estimula con fuertes subsidios.

También el Estado en Francia estatizó Renault, para impedir que la industria automotriz sea copada por el capital transnacional; y en el sector de la Defensa, empresas como Matrá Mirage, producen equipamiento bélico de avanzada tecnológica.

También el Estado interviene en Energía, en particular en el desarrollo nuclear, lo cual le da un considerable grado de autonomía, limitando sus necesidades de importaciones de energéticos.

En el Reino Unido, su población cuenta con un muy avanzado sistema sanitario general, operado y mantenido por el Estado. ¡Y allí se creó la doctrina liberal, que pregona el Estado ausente y el “libre mercado”!

China e India, superaron sus antes crónicas hambrunas, con sus secuelas de muertes y desnutrición masiva; además de lo cual se desarrollaron fuertemente, siendo hoy grandes potencias mundiales.

Eso lo lograron, con fuertes intervencionismos estatales.

Rusia salió del caos neoliberal, que la llevaba a la disolución nacional, resurgiendo como gran potencia mundial, e incluso posicionándose como una de las principales economías del orbe.

Eso lo consiguió en base a fuertes y persistentes políticas de Estado, saliendo de la anomia del “libre mercado”, que buscaba que las transnacionales de EEUU y el RU, del petróleo y el gas, se quedaran con la propiedad de las empresas estatales energéticas rusas, y con sus cuantiosas reservas de petróleo y gas.

Más allá de las mentiras dogmáticas de los odiadores seriales del Estado, lo concreto es que el objetivo de máxima es la disolución del Estado Argentino, para que nuestras cuantiosas riquezas naturales, sean manejadas a discreción, por grandes empresas transnacionales, asociadas con un puñado de poderosos empresarios locales, los que en forma desembozada forman parte de los grupos de poder que dictan la agenda destructiva de libertarios y neoliberales.

Por las acciones disolventes de los grandes medios de comunicación, el pueblo parecería que en general no tomó conciencia de todo el siniestro accionar que se pretende imponer; a la vez que los patrioteros de bandera, siguen sumidos en la ignorancia y las profundas confusiones conceptuales, apoyando de hecho el accionar anti argentino de anarcos libertarios y neoliberales.

Son tan groseramente profundas esas confusiones, que es moneda corriente que desprecien a todo lo estatal, sin tomar conciencia que ellos mismos son empleados estatales con uniforme.

CAO/

  • Mgtr. Carlos Andrés Ortiz Analista de Temas Económicos y Geopolíticos



Source

Deja una respuesta