22 de mayo de 2024

LA TRAMPA DEL DISCURSO DE LA CASTA

El discurso de Milei sobre la casta de los políticos busca esconder la realidad de las verdaderas castas que son parte del poder. Instalar un genérico «la casta» para apuntar a los políticos, es cuando menos, un abuso de la falta de memoria que parece lucir eso que llaman «la gente». El discurso de Milei…

El discurso de Milei sobre la casta de los políticos busca esconder la realidad de las verdaderas castas que son parte del poder.

Instalar un genérico «la casta» para apuntar a los políticos, es cuando menos, un abuso de la falta de memoria que parece lucir eso que llaman «la gente».

El discurso de Milei sobre la casta de los políticos busca esconder la realidad de las verdaderas castas que son parte del poder.

La categoría de «casta» no depende de la mera pertenencia a una cierta actividad o profesión.

Una «casta» tiene una conducta colectiva homogénea, intereses comunes que coinciden con los intereses individuales, capacidad colectiva para determinar la dirección de los asuntos de su interés, solidaridad entre sus miembros.

Hay castas históricas en la argentina, la casta de los terratenientes asociados en la SRA y el Jockey Club, la casta militar, que no necesita ser explicada, la casta judicial que, mas allá de algunas individualidades, tiene un comportamiento corporativo que fue construyendo y ajustando a lo largo de su historia, la casta de los empresarios que se agrupan en el circulo rojo, como las que mas poder e influencia tuvieron en la historia y lo siguen teniendo.

«Los políticos», una bolsa en la que entra de todo, se caracterizan por su individualismo, el celo por su imagen individual, buscar el crecimiento de poder individual sin importarle las consecuencias que puede aparejar para otros políticos.

Las internas personales y grupales en todos los sectores de la política son claro exponente de esas características.

Instalar un genérico «la casta» para apuntar a los políticos, es cuando menos, un abuso de la falta de memoria que parece lucir eso que llaman «la gente».



Source

Deja una respuesta