19 de junio de 2024

LA EXISTENCIA DEL MAÑANA

0

“Los jóvenes ya no creen, los viejos estamos cansados” La “democracia” está en pleno naufragio, la sociedad ya no “cree” lo que dicen y prometen los dirigentes políticos de cualquier facción.Las instituciones desprestigiadas, la Iglesia, las FF.AA; la Justicia, etc. Por Juan Maya NAC&POP 25/04/2023 Todas las razones para hacer una revolución ya están acá.…

“Los jóvenes ya no creen, los viejos estamos cansados”

La “democracia” está en pleno naufragio, la sociedad ya no “cree” lo que dicen y prometen los dirigentes políticos de cualquier facción.Las instituciones desprestigiadas, la Iglesia, las FF.AA; la Justicia, etc.

Por Juan Maya

NAC&POP

25/04/2023

Todas las razones para hacer una revolución ya están acá.

La “democracia” está en pleno naufragio, la sociedad ya no “cree” lo que dicen y prometen los dirigentes políticos de cualquier facción.

Las instituciones desprestigiadas, la Iglesia, las Fuerzas Armadas, la Justicia, etc.

No hace falta ninguna.

La economía estallada por la especulación de los empresarios.

Desde los estamentos oficiales dicen que la economía creció y sin embargo también crecieron los pobres, 40% de pobreza, 10% de indigencia, 54% de pobreza entre los menores de 14 años, todos datos oficiales, por lo cual se presume que los índices son aún más dramáticos.

Al 70% de los que aún cobran un salario en blanco les resulta difícil llegar a fin de mes.

Miles de inquilinos que no pueden hacer frente a los siderales costos para alquilar una vivienda, muchos terminarán viviendo en las calles o hacinados con parientes.

El naufragio es total, la arrogancia de los poderosos (la fallida burguesía argentina) que se llevan sus fortunas a los paraísos fiscales, el reino de lo falso, la vulgaridad de los medios de comunicación hegemónicos y del mundillo del espectáculo, los cataclismos de la industria, la miseria galopante, la explotación desnuda, el apocalipsis ecológico.

Nada falta.

Hemos podido contemplar con desesperación, desilusión y rabia contenida cómo se fue a pique la esperanza de 2019.

Hemos visto con horror como aquellos en los que depositamos nuestra confianza visitaban en un “besamanos” inaceptable al embajador de Estados Unidos erigido en el virrey del siglo XXI.

Incluso algunos sinvergüenzas sindicalistas intentaron justificar la visita diciendo que fue para explicar cómo funciona el sindicalismo en Argentina, ¿alguien puede creer que el embajador norteamericano en nuestro país necesita que unos traidores a los trabajadores le vayan a explicar el sindicalismo?

La humillación es generalizada.

La jefa del comando Sur norteamericano, Laura Richardson, vino al país para imponer condiciones respecto al vínculo con China y los recursos naturales, especialmente el Litio.

Lo dijo expresamente, directo y sin filtros: si no hay subordinación tienen la horca del FMI preparada para no ahorrar dolores y muertes en nuestro país.

2023, EL AÑO DE LA MUERTE

El espectáculo de la política sobrevive como un espectáculo en descomposición. La incredulidad le va bien al inmundo paisaje.

El Frente de Todos ya es una negación politiquera de la auténtica política, la tilinga de Victoria Tolosa Paz se atreve a parafrasear a Eva Perón, solo para nombrar a una pero son cientos que solo copian, conocen la letra y la repiten como loros pero se olvidaron de la música.

Qué decir de la oposición y el surgimiento del estrafalario Javier Milei, pichón de Donald Trum subdesarrollado, no solo es un desquiciado que necesita urgente un psiquiatra sino que su prédica de hacerse con el poder nos llevará a la disolución nacional, es la negación politiquera de la política, es la negación de la política en el terreno de la política, ocupa de manera insólita el centro de este tablero humeante de ruinas.

La sociedad asiste, hipnotizada al embrujo de sus ojos azules desorbitantes y su peluquín desordenado con una mezcla de horror y estupor a sus disparates mediáticos.

La sociedad y especialmente la mitad del país empobrecida está presa, quienes tienen la llave para generar una reacción, los dirigentes sociales, no lo hacen, todas las semanas hacen piquetes y nuevas marchas a desarrollo social cuyo propósito será conseguir más planes, más arroz, más fideos y más polenta.

Ya no alcanza.

Hay que intentar otra cosa.

Estamos en el fondo del mar.

Estamos rodeados por una niebla de análisis, de comentarios y de análisis y comentarios sobre los análisis y los comentarios, de críticas y de críticas de críticas, de revelaciones que no provocan nada, al día siguiente todo sigue igual o peor.

Esta niebla nos arrebata de cualquier futuro.

ES LA HORA O ARGENTINA SERÁ EL BOTÍN DE UN MUNDO DESQUICIADO

Vivimos en un mundo en el que se ha establecido la más cruel lucha por el poder hegemónico y los países como el nuestro sin proyectos propios seremos sometidos a los intereses de las grandes potencias.

Más allá de cualquier justificación.

Acá, la crítica ya no puede hacer nada, no más de lo que puede la sátira.

No arrojan ningún efecto.

Permanecer en la denuncia de las discriminaciones, de las opresiones, de las injusticias, y esperar recoger los frutos, es equivocarse de época.

La izquierda cree que todavía puede sublevarse apelando al discurso contra el sistema capitalista y accionando la palanca de la conciencia, se equivocan de la manera más torpe, repiten y repiten fórmulas al cansancio sin resultados.

Los socialistas tradicionales que provienen de Juan B Justo fueron y son los aliados del sistema y de los grupos antinacionales y antiperonistas, la historia y la actualidad lo demuestran.

Ya no suscitan más que el desprecio, ni siquiera vale la pérdida de tiempo en debatir con ellos.

Ya nadie cree en nada.

Las palabras son puestas en circulación con el objetivo de travestir las cosas.

La burbuja inflacionaria se sabe que es producto de la especulación de los empresarios y la cobardía del gobierno.

Es cada uno de los empresarios que intenta hacer de nosotros esclavos de sus deseos de ganar cada vez más y más sin límites.

El Estado de derecho es un Estado en emergencia que reproduce las injusticias y la desigualdad del sistema.

Todos proclaman “sinceridad” y que serán los “buenos” si son elegidos.

Está lo real por un lado y por el otro el discurso, la perversión y el cinismo en todos los conceptos, la mentira es universal.

En contrapunto se verifica un pueblo silencioso, cada vez más silencioso. Algunos, muy pocos, explotan con acciones puntuales que rápidamente son reprimidas.

Los jóvenes ya no creen, los viejos estamos cansados, el derrumbe parece total.

“Ni un paso atrás” se suele decir, pero es que ya hemos dado muchos pasos atrás, al menos desde última la dictadura militar es que caminamos para atrás, apenas tuvimos un breve oasis en 2003, pero duró poco.

Toda la crítica del capitalismo financiero es pura palabra, la ley de entidades financieras sigue firme incólume desde 1977 que fue sancionada, se trata de la herramienta creada por Alfredo Martínez de Hoz durante la dictadura para favorecer la especulación, ninguno de los gobiernos “democráticos” la eliminó.

La verdadera mentira no es aquella que uno hace a los demás, sino aquella que uno se hace a sí mismo.

Todos fueron funcionales al sistema.

Hay que retorcerle el cuello al sentido común: las verdades son múltiples, pero la mentira del sistema es una sola y se opone a la más mínima verdad que salga a la superficie.

El poder no le tiene miedo a los pobres, le tiene miedo a los pobres que piensan que esta realidad se puede cambiar con voluntad y decisión política.

JM/

 



Source

Deja una respuesta