21 de febrero de 2024

HAY PLATA, HAY RIQUEZA, HAY PUEBLO, HAY PATRIA

Según el Banco Mundial, Argentina se ubica en el puesto 22 del mundo Si las empresas estatales de la economía argentina son deficitarias, por qué las empresas del mundo están ávidas y ansiosas por comprarlas?  Porque son un gran negocio. Por Julián Denaro (*) NAC&POP27/01/2024 El miércoles 24 de enero se movilizaron cientos de miles…

Según el Banco Mundial, Argentina se ubica en el puesto 22 del mundo

Si las empresas estatales de la economía argentina son deficitarias, por qué las empresas del mundo están ávidas y ansiosas por comprarlas?  Porque son un gran negocio.

Por Julián Denaro (*)

NAC&POP
27/01/2024

El miércoles 24 de enero se movilizaron cientos de miles de argentinos en contra de la Ley Bases para la Venta de la Patria.

Las voces del gobierno dicen que fueron sólo 40.000, del mismo modo que niegan a los 30.000, presentes, y dicen que fueron sólo 8.000.

YPF, ARSAT, AEROLÍNEAS ARGENTINAS, BANCO NACIÓN, el FONDO DE GARANTÍA DE SUSTENTABILIDAD, etcétera, son superavitarios y además aseguran múltiples fines estratégicos en todos los frentes: humano, turístico, económico, sanitario, cultural, productivo, geoestratégico, financiero y mucho más.

El gobierno de Milei quiere privatizarlos por “deficitarios”.

Pero entonces adviene una pregunta lógica: Si es deficitario, por qué las empresas del mundo están ávidas y ansiosas por
comprarlas?

Evidentemente:

Porque son un gran negocio.

Conclusión:

LA PATRIA NO SE VENDE.

Se decidió que el Estado no invierta “ni un sólo peso” en los derechos de transmisión para la Copa América y los Juegos Olímpicos de mitad de este año, lo cual dejaría a gran parte de los hermanos argentinos que no pueden pagar el servicio a operadores privados sin ver a la Selección Argentina de Fútbol.

¿Porque es deficitario?

Y, no, precisamente porque es un gran negocio, si no ningún privado se desesperaría por adquirir los derechos.

Las transmisiones del seleccionado argentino son superavitarias
para la TV.PÚBLICA en más de un 30% por sobre los costos y gastos de producción, aún en partidos irrelevantes como contra Panamá y Curazao.

LA PATRIA NO SE VENDE.

La Cultura tiene múltiples funciones, vinculada a diversos aspectos, que incluye el entretenimiento, el compartir, el aprender, el disfrutar, el amar, pero además tiene un
resultado económico obvio: es superavitaria.

Y no es menos importante que además genera actividad y ganancias en diferentes áreas productivas, desplegando un efecto multiplicador en gastronomía, transporte, turismo, comercio y mucho más.

Este gobierno anunció que quiere recortar o eliminar organismos vitales como SAGAI (Sociedad Argentina de Gestión de Actores e Intérpretes), ENERC (Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica), INCAA (Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales), INAMU (Instituto Nacional de Música), CONABIP (Comisión
Nacional de Bibliotecas Populares) y otros.

LA PATRIA NO SE VENDE

Milei había amenazado con querer cerrar el CONICET (Comisión Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas).

No sólo tenemos presente que es reconocida como una de las mejores instituciones científicas del mundo, sino que ahora
redoblamos el énfasis, al lograr la primera vacuna del mundo contra el cáncer de piel.

Sí, la primera del planeta es argentina.

LA PATRIA NO SE VENDE.

Milei está obsesionado con decir que Argentina está en el puesto 140 del mundo luego de haber sido potencia.

Según el Banco Mundial, Argentina se ubica en el puesto 22

del mundo dentro de los 190 países, evidenciando claros ciclos diferenciados de crecimiento y decrecimiento.

En millones de dólares, en 2003 el PBI era 130.000.

Ascendió a 600.000 hacia 2015, bajó a 450.000 para 2019 y cierra el 2023 con 630.000.

No hace falta explicarlo.

Aunque claro, el presidente se refiere al PBI per cápita, que es un cociente entre PBI y cantidad de habitantes.

Si la distribución fuese equitativa, los 13.400 dólares por
habitante por año significarían que cada argentino sería poseedor de 1.100 dólares a cada mes, por cuanto que una familia de cuatro integrantes, a un dólar de 1.000
pesos, contaría con 4 millones de pesos mensualmente.

Esto no ocurre por la enorme concentración de la riqueza.

De hecho, la observación de algunos países que se ubican arriba en la tabla dan cuenta de eso, ya que la riqueza está concentrada en unos poquitos, siendo el conjunto de la población terriblemente pobre, como el caso de Qatar, Emiratos Árabes, Arabia Saudita, Panamá o Trinidad y Tobago.

Igualmente, el puesto 60 en el que se ubica Argentina hoy en PBI per cápita también tiene ciclos claros de crecimiento y decrecimiento.

Comparando PBI por habitante contra EEUU, país que siempre estuvo en expansión a pesar de su vergonzoso índice de pobreza, nos permite sacar conclusiones.

El cociente es PBI per cápita de EEUU dividido PBI per cápita de Argentina.

Cuanto mayor es el cociente, mayor es la diferencia.

Veamos entonces.

En 1820 el coeficiente era de 1,17.

Hacia 1880 el cociente se amplió a 2,33, lo que refleja que crecimos menos que EEUU, empeorando hacia 1943, cuando el cociente llega a 2,59.

Pero es destacable el valor que muestra el coeficiente de 1955: 1,96.

Conclusión: Con Perón, desde 1943 hasta 1955, Argentina creció más que EEUU, demostrado con la disminución del coeficiente de 2,59 a 1,96.

Desde ahí hasta 1975 Argentina creció al mismo ratio que EEUU, demostrado con que el coeficiente era de 1,98 en ese momento.

Pero desde el 24 de marzo de 1976 hasta la decadente
convertibilidad manejada por Cavallo, Menem, De La Rúa, Sturzenegger y Bullrich se produjo una notable decadencia: el coeficiente aumentó a 3,93.

¿Qué pasó después?

Vino el kirchnerismo, y durante los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner crecimos más que EEUU, evidenciado con la disminución del coeficiente hasta 3,07.

El último dato de esa fuente (Ferreres, Indec, Latrichano) es 2017: 3,2, lo que muestra otra decadencia: el gobierno de Macri, Bullrich, Sturzenegger y Caputo.

En síntesis, hay plata, sólo que está mal distribuida producto de una inaceptable concentración económica.

Hay riqueza, y por eso quieren venir a robarla desde el exterior.

Hay pueblo, que manifestó con fuerza que

LA PATRIA NO SE VENDE.

Hay Patria, porque tenemos cultura, tenemos amor por nuestro país, y tenemos memoria.

Ah, la fórmula de la Movilidad Jubilatoria funciona eh.

Porque desde 2002 hasta 2015 las jubilaciones mínimas aumentaron de 100 dólares a 500 dólares, erigiéndose en las
más altas de Latinoamérica, también valuadas en poder adquisitivo.

Lo que no funcionó fue la inflación de Macri, las imposiciones del FMI que trajeron Macri, Sturzenegger y Caputo y la explosión inflacionaria producida por Milei, Sturzenegger,
Bullrich y Caputo.

La inflación interanual diciembre 2022 – diciembre 2023 dio 211% incluyendo los 25,5% de diciembre.

Por lo tanto, la inflación mensual promedio de 2023 fue 10%, alta pero no hiperinflación.

En cambio, el 25,5% mensual equivale a 1.426% anual, por
cuanto el gobierno de Milei elevó la inflación desde el 200% hasta el 1500% como consecuencia de la mayor devaluación de la historia (120%, desde 365 hasta 800), los tarifazos, la liberación de la economía y la desregulación absoluta.

Y peor aún, coexiste con la mayor destrucción de empleo de la historia, producto de la apertura económica, el achicamiento del Estado, el ajuste sistemático, los despidos y la destrucción del poder adquisitivo de los ingresos de la manera más virulenta de la historia (el poder adquisitivo bajo a la mitad en 40 días).

Conclusión final:

LA PATRIA NO SE VENDE

JD/

(*) JULIÁN DENARO, Economista (UBA), Psicólogo (UBA), Doctorando en Ciencias Económicas (UNLAM), Profesor en Universidades Nacionales (UBA y UNLAM) y en Universidad de Morón (UM). Investigador Sigeva – Conicet. Autor de siete libros, siendo los tres últimos “Del país dividido a la revolución cultural” (2017), “Argentina entre las disputas de poder 2012-2019” (2019) y “Las Aventuras de Aztequita por Argentina” (2023) y próximo a publicar otra nueva obra: “De la Pandemia a la Reconstrucción: Argentina 2020-2024”. Columnista Económico en TV y Radio.



Source

Deja una respuesta