15 de abril de 2024

Haití: ¡Hay que actuar ya!

Es necesaria una acción inmediata y audaz para hacer frente al cataclismo  de Haití, donde la corrupción, la impunidad y la mala gobernanza, agravadas por los crecientes niveles de violencia de las bandas, han erosionado el estado de derecho en el país caribeño y han llevado a las instituciones del Estado al borde del colapso,…

Es necesaria una acción inmediata y audaz para hacer frente al cataclismo  de Haití, donde la corrupción, la impunidad y la mala gobernanza, agravadas por los crecientes niveles de violencia de las bandas, han erosionado el estado de derecho en el país caribeño y han llevado a las instituciones del Estado al borde del colapso, según afirma la Oficina de Derechos Humanos de la ONU (ACNUDH), en un informe publicado el jueves. 

El informe abarca el periodo comprendido entre el 25 de septiembre de 2023 y el 29 de febrero de 2024 e incluye información proporcionada tanto por el Servicio de Derechos Humanos de la Misión Política especial de la ONU en Haití (BINUH) como por el experto designado por el Alto Comisionado sobre la situación de los derechos humanos en el país, William O’Neill. 

Evitar más sufrimiento 

El impacto de la inseguridad generalizada en la población es nefasto y se está deteriorando, afectando gravemente a los derechos humanos.

«Hacer frente a la inseguridad debe ser una prioridad absoluta para proteger a la población y evitar más sufrimiento humano. Es igualmente importante proteger las instituciones esenciales para el estado de derecho, que han sido atacadas en su núcleo mismo», declaró al dar a conocer el informe el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Volker Türk. 

Asesinatos y violencia sexual 

El número de víctimas de la violencia de bandas aumentó significativamente en 2023, con 4451 personas muertas y 1668 heridas. El número de víctimas se disparó en los tres primeros meses de este año, con 1554 asesinados y 826 heridos reportados hasta el 22 de marzo. 

Según el informe, las bandas siguen empleando la violencia sexual para atacar, castigar y controlar a las personas. Mujeres han sido violadas durante los ataques de las bandas a los barrios, en muchos casos luego de ver cómo mataban a sus maridos delante de ellas. 

Algunas de las mujeres son secuestrada y obligadas a mantener relaciones con miembros de las bandas. Además, la violación de rehenes sigue utilizándose para obligar a las familias a pagar rescates. La violencia sexual sigue siendo muy poco denunciada y mayormente impune.

Las bandas reclutan a menores 

Las bandas siguen reclutando y abusando de menores, niños y niñas, que no pueden abandonar sus rangos por temor a represalias.  En algunos casos, miembros jóvenes de las bandas han sido asesinados por intentar escapar. La vida cotidiana también se ve alterada por las restricciones impuestas por las bandas a la circulación de personas, bienes y servicios. 

Ante la intensificación de la violencia de las bandas y la incapacidad de la policía nacional para contrarrestarla, han seguido surgiendo las llamadas brigadas de autodefensa, que se toman la justicia por su mano, según el informe. En 2023 se denunciaron al menos 528 casos de linchamiento, y otros 59 en lo que va del año. 

Además, a pesar del embargo de armas, existe un suministro fiable de armas y munición para las bandas que llega a través de las porosas fronteras, lo que hace que las armas de las bandas sean superiores a la de la policía. 

Desplegar una misión multinacional 

El informe pide controles nacionales e internacionales más estrictos para frenar el tráfico de armas y municiones a Haití y reitera la necesidad de desplegar urgentemente una Misión Multinacional de Apoyo a la Seguridad (MSS) para respaldar a las fuerzas policiales. 

El Consejo de Seguridad de la ONU autorizó el despliegue de la misión en octubre de 2023 y Kenia se ha ofrecido a dirigirla. «Es esencial que la misión integre de manera efectiva los derechos humanos en el desarrollo de sus operaciones y establezca un mecanismo de cumplimiento para mitigar y minimizar los daños», declaró Türk. 

No es solo cuestión de seguridad

Sin embargo, la mejora de la seguridad por sí sola no aportará soluciones duraderas, según el informe, que aboga por políticas encaminadas a restaurar el Estado de derecho y prevenir la violencia.

Según Türk, «la corrupción generalizada y las disfunciones del sistema judicial contribuyen en gran medida a la impunidad generalizada de las graves violaciones de los derechos humanos, y deben abordarse urgentemente.» A lo que le añadió: «La rendición de cuentas es primordial para restablecer la confianza pública en el Estado de derecho y en las instituciones del Estado.»

Niños con hambre 

Por otra parte, UNICEF advirtió esta semana que la violencia armada está agravando la crisis nutricional de los ciudadanos más jóvenes de Haití. Los últimos resultados del análisis de la Clasificación Integrada de la Seguridad Alimentaria en Fases (CIF) revelaron un alarmante aumento estimado del 19% en el número de niños que sufren desnutrición aguda grave. 

Además, 1,64 millones de personas se enfrentan a niveles de emergencia de inseguridad alimentaria aguda, lo que aumenta el riesgo de emaciación y malnutrición infantil, especialmente en ocho zonas del país. 

La educación acorralada 

UNICEF condenó enérgicamente el incendio provocado el lunes por grupos armados en una escuela de la capital, Puerto Príncipe. La escuela quedó calcinada, privando a más de 1000 niños de su derecho a la educación. 

El número de escuelas obligadas a cerrar debido a la violencia y la inseguridad ha aumentado en los últimos meses, según Bruno Maes, representante de UNICEF en Haití. A finales de enero, un total de 900 escuelas habían cerrado temporalmente, lo que afectaba a unos 200.000 niños. Las amenazas a la seguridad escolar son particularmente graves en el área metropolitana de Puerto Príncipe y en la parte norte de la cercana provincia de Artibonite.

«En un país que enfrenta conflictos e inestabilidad cada vez más complejos, la educación nunca puede considerarse simplemente una opción; debe reconocerse como una necesidad, una cuestión de supervivencia y una clave para la estabilidad social», afirmó.

El apoyo de la ONU continúa

UNICEF y otras agencias continúan sus operaciones para salvar vidas en Haití.

La Oficina de Coordinación de Ayuda Humanitaria (OCHA) informó que durante el último mes se han distribuido más de dos millones de litros de agua a los desplazados y se han proporcionado más de 263.000 comidas calientes desde finales de febrero.

El Fondo de Población (UNFPA) la agencia de salud sexual y reproductiva, continúa ofreciendo servicios integrados a través de clínicas móviles. Por ejemplo, 230 personas, entre ellas 130 mujeres, recibieron servicios en una de sus clínicas móviles celebrada el martes. El UNFPA ha completado una evaluación de las necesidades en los centros de salud que reciben apoyo en las provincias del Oeste y Artibonite.

Hay planes en marcha para desplegar equipos médicos en 14 centros de salud la próxima semana, incluidos escáneres de ultrasonido, unidades electro quirúrgicas, máquinas de anestesia y mesas de parto.

Las dos provincias también recibirán kits de emergencia de salud reproductiva que cubrirán el tratamiento posterior a una violación, suministros de partería, equipos reutilizables y reparación de desgarros cervicales y vaginales, entre otros, en futuros despliegues.

Desafortunadamente, un llamamiento humanitario de 624 millones de dólares para Haití, anunciado el mes pasado, sólo está financiado en torno al 7%.

Source

Deja una respuesta