15 de abril de 2024

Genocidio en Gaza: potencias de occidente desfinancian a la UNRWA

Una recurrente imagen de Gaza. Foto: Belal Khaled Mientras muchos de ellos continúan enviando armamento y financiamiento a las tropas israelíes, 15 países decidieron suspender el apoyo a la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Cercano Oriente – UNRWA. Entre esos 15 países se encuentran Alemania, Estados Unidos y el Reino…

Una recurrente imagen de Gaza. Foto: Belal Khaled

Mientras muchos de ellos continúan enviando armamento y financiamiento a las tropas israelíes, 15 países decidieron suspender el apoyo a la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Cercano Oriente – UNRWA. Entre esos 15 países se encuentran Alemania, Estados Unidos y el Reino Unido que representan más del 60% de financiamiento del principal organismo de asistencia a personas refugiadas. ¿Cuál es el argumento para semejante atrocidad? ¿Qué hay detrás de esta profundización de un genocidio que se cobró más de 26.000 vidas civiles, entre ellas más de 10.000 niñas y niños? Por Ramiro Giganti (ANRed).

“Si no se restablece la financiación, la UNRWA no podrá continuar con sus servicios y operaciones en la región, particularmente en Gaza, más allá de finales de febrero”, aseguró un vocero de la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos.

Creada en 1949, La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Cercano Oriente (UNRWA, United Nations Relief and Works Agency for Palestine Refugees in the Near East, en inglés)  es una organización de las Naciones Unidas que proporciona y atiende el desarrollo, la educación, la salud, los servicios sociales y la ayuda de emergencia a más de cinco millones de refugiados palestinos que viven en Jordania, Líbano, Siria, Cisjordania y la Franja de Gaza, siendo la principal organización en la asistencia a refugiados en la región.

El organismo funciona desde 1950, cuando luego de la Nakba más de 700.000 palestinos fueron desalojados de sus hogares y condenados a vivir en condición de refugiados, principalmente en Líbano, pero también en Jordania y otras partes de Palestina. Con el avance de la ocupación la cifra fue creciendo. Desde octubre del año pasado más de un millón y medio de habitantes de Gaza tuvieron que refugiarse en campamentos de refugiados, proporcionados por la UNRWA, colapsando los mismos. Por poner solo un ejemplo, en Rafah, donde la población casi se ha cuadruplicado hasta alcanzar +1 millón de personas,  los equipos de la UNRWA continuaron distribuyendo ayuda humanitaria: alimentos, agua, papel higiénico, utensilios de cocina: los básicos.

Victimas palestinas buscando un lugar de refugio. Foto: Majdi Fathi

«Los refugios, los centros de salud y todo lo demás se proporciona en Gaza a través de la UNWRA», dijo Christian Lindmeier, portavoz de la OMS. Repitiendo las palabras de su director general, Tedros Adhanom Ghebreyesus, Lindmeier hizo un llamamiento a los donantes para que no suspendan la financiación del UNWRA «en este momento crítico». Cortar la financiación sólo perjudicará a la población de Gaza, que necesita ayuda desesperadamente».

A pesar de los esfuerzos de UNRWA y otros socios humanitarios que operan en Gaza, muchas personas están al borde de la hambruna tras más casi cuatro meses de bombardeos. Las condiciones son inhumanas. Toda una población no tiene nada y lo necesita todo.

La «justificación» del desastre

Al menos a 26.637 palestinos en Gaza han muerto, 65.387 ha resultado heridos y 1,7 millones se han visto obligados a dejar sus hogares desde que Israel empezase su campaña militar contra Gaza desde el 7 de octubre, luego de la incursión de Hamas con la muerte de 1200 israelíes y la captura de más de 250 personas, de las que un centenar continúa secuestrada, pese a las propuestas de negociación para su liberación rechazadas por Israel.

A su vez, existen más de 6.000 presos políticos palestinos en cárceles israelíes, de los cuales más de 350 son menores de edad. A lo largo de un año, son más de 1.500 los menores detenidos tanto en Gaza como en el resto del territorio ocupado de Cisjordania. La gran mayoría sin una condena ni el derecho a un juicio justo. Israel se niega a liberarlos, como intercambio mientras son muchas las denuncias de torturas y violaciones a los Derechos Humanos de las personas detenidas.

Este hecho puntual de las detenciones arbitrarias y las denuncias de tortura es clave también para entender de donde surgen los motivos del desfinanciamiento a la UNRWA.

Basado en el testimonio de personas detenidas, posiblemente obtenido bajo tortura, Israel afirma que 12 trabajadores de la UNRWA estarían vinculados a Hamas. 12, de los 13000 empleados del organismo, según el testimonio de personas detenidas, estarían vinculados a Hamas y eso justificaría este castigo colectivo.

La UNRWA, tras las denuncias, ya había separado a dichas personas y puestas a disposición para las investigaciones pertinentes, pero aún así, el castigo colectivo avanza sobre miles de inocentes. Avanzan también, las prácticas genocidas.

Los hechos suceden en un momento humanitario crítico, pero también en el contexto donde Israel debe dar explicaciones ante la Corte Internacional de Justica por las denuncias sobre genocidio presentadas por Sudáfrica. Casualmente, o no, los países que negaron las denuncias son prácticamente los mismos que ahora desfinancian a la UNRWA.

ANRed te necesita

Día a día intentamos brindarte información de calidad y ofrecerte un punto de vista diferente sobre lo que sucede. Somos un medio comunitario, alternativo, popular y autogestivo. Vivimos en tiempos de una crisis económico-social profunda y compleja. En ese contexto, ANRed sólo puede seguir creciendo con tu ayuda.

Podés aportar otro importe por CBU: 0440053040000248921330 (Banco Hipotecario)

Si tenés alguna duda, o querés saber más sobre nosotros, podés comunicarte al 11-2250-6241 o por mail (redaccion@anred.org).

También podés seguirnos en nuestras redes sociales: FacebookTwitterInstagram


Source

Deja una respuesta