19 de abril de 2024

En Alemania los críticos de la política de ocupación Israelí son calificados como antisemitas

Los directores Yuval Abraham y Basel Arda en la Berlinale 2024. Foto: AFP El festival internacional de cine Berlinale en su 74° edición fue el lugar en donde manifestó notoriamente el discurso político alemán y de la prensa hegemónica de razón de Estado al apoyo a Israel. El día sábado en la entrega de Premios…

Los directores Yuval Abraham y Basel Arda en la Berlinale 2024. Foto: AFP

El festival internacional de cine Berlinale en su 74° edición fue el lugar en donde manifestó notoriamente el discurso político alemán y de la prensa hegemónica de razón de Estado al apoyo a Israel. El día sábado en la entrega de Premios de la famosa bienal de cine, los cineastas Yuval Abraham oriundo de Israel y Basel Adra de origen palestino fueron demonizados y tildados de antisemitas por su documental y su crítica a Israel. Por Ana Muro, desde Berlín para ANRed.

Abraham y su colega palestino Basel Adra fueron galardonados con el Premio Oso de Oro por su documental No Other Land, que trata de la política de asentamientos en Cisjordania. La película se desarrolla en un pueblo palestino que está siendo demolido para que se construya una zona de entrenamiento del ejército israelí.

El director israelí Yuval Abraham ha recibido amenazas de muerte tras la gala de clausura de la Berlinale. Abraham lo hizo público en Instagram y en X, ex Twitter: «Una turba israelí de derechas vino ayer a casa de mi familia buscándome y amenazó a familiares cercanos que huyeran a otra ciudad en mitad de la noche“ „Sigo recibiendo amenazas de muerte y tuve que cancelar mi vuelo de regreso“. Agrega que „los medios de comunicación y los políticos alemanes han tachado absurdamente de antisemita mi discurso en la entrega de premios en la Berlinale, «en el que pedí la igualdad de derechos entre israelíes y palestinos, el alto el fuego y el fin del apartheid». Continúa diciendo que «El espantoso mal uso de esta palabra por parte de los alemanes, no sólo para silenciar a los palestinos críticos de Israel, sino también para silenciar a israelíes como yo que apoyan un alto el fuego, que se ponga fin a la matanza en Gaza y se permita la liberación de los rehenes israelíes. Esto vacía la palabra antisemitismo de su significado, poniendo en peligro a los judíos de todo el mundo.»

Abraham también cuenta que muchos miembros de la familia de su abuelo fueron asesinados por los nazis y que su abuela nació en un campo de concentración en Libia, por lo que le indigna especialmente «que los políticos alemanes en 2024 tengan la osadía de utilizar este término en mi contra de una forma que pone en peligro a mi familia».

Para él, No Other Land trata de estimular una conversación: «Se puede criticar duramente lo que Basel y yo dijimos en el escenario sin demonizarnos. Si eso es lo que hacen por su culpa por el Holocausto, yo no quiero su culpa».

En el post, Abraham también expresaba su preocupación por la seguridad del codirector palestino Basel Adra. „Él vive bajo ocupación militar en medio de violentos asentamientos en Masafer Yatta», donde su vida está amenazada. «Él corre mucho más peligro que yo». Abraham celebra que su película «No Other Land» haya suscitado un debate internacional: «Suscitar una conversación es la razón por la que la hicimos». El cineasta está de acuerdo con que se critique lo que se ha dicho, pero no con que se los demonice.

«Yo soy israelí, Basel es de palestina. Dentro de dos días volveremos a un país en el cual no somos iguales. Yo vivo bajo la ley civil, Basel vive bajo la ley militar. Vivimos a treinta minutos el uno del otro, pero yo tengo derecho a votar, Basel no tiene derecho a votar. Yo puedo moverme libremente, Basel está encerrado en la Cisjordania ocupada, como millones de otros palestinos. Esta situación de apartheid entre nosotros, esta desigualdad, tiene que acabar».

Adra, el director palestino, declaró: «Me resulta difícil celebrar este premio cuando decenas de miles de mis compatriotas en Gaza están siendo masacrados y masacrados por Israel. […] Pido a Alemania que respete el llamamiento de la ONU y deje de enviar armas a Israel»

Esto también provocó fuertes aplausos en la sala – y agudas críticas y acusaciones de antisemitismo después. Decenas de cineastas israelíes se han solidarizado con él.

 

La prensa hegemónica demoniza a el pueblo de Palestina y los silencia

Periódicos amarillistas, como Bild, Berliner Zeitung , Tagespiegel desde hace muchos años desinforman con sus artículos racistas. Titularon „La desgracia de Berlín, el escándalo en la Berlinale…“Odio contra los judíos“

«…Adra acusó al Estado judío de «masacrar» palestinos. Ambos guardaron silencio sobre el terror de los islamistas de Hamás y su ataque a Israel con 1200 muertos incluidos bebés, violaciones a innumerables mujeres y toma de 250 rehenes. Tampoco se mencionó en el escenario el hecho de que 130 rehenes siguen cautivos de la organización terrorista#.

«Verena Paravel, miembro del jurado, no dijo ni una palabra sobre el terror islamista contra Israel, sino que habló del «terrible horror de la ocupación militar ilegal y la colonización de Cisjordania».

Es bien sabido que la Berlinale se financia en gran parte con fondos estatales y federales. Los galardonados también reciben una prima: en el caso de No Other Land fue de 40.000 euros. Además, el proyecto de promoción cultural «Creative Europe Media» anunció antes de la ceremonia de entrega de premios que 15 películas subvencionadas con fondos de la UE habían sido nominadas en la Berlinale. Uno de ellos: No Other Land.

«Los negadores acérrimos del Holocausto y los que odian a Israel» fueron vitoreados en la Berlinale. «Las declaraciones en parte parciales y activistas» de algunos premiados «no reflejan en absoluto la posición del festival», anunció el lunes el departamento de prensa de la Berlinale“

El discurso político

La mayoría de la escena política apoya a Israel. Kai Wegner, alcalde en funciones de Berlin CDU-partido de derecha cristiana, escribió en Twitter que la próxima dirección del festival debería asegurarse de que «este tipo de incidentes no vuelvan a ocurrir», sea como sea. Además, condenó el odio a Israel en la ceremonia de entrega de premios al día siguiente. «Lo que ocurrió ayer en la Berlinale fue una relativización inaceptable. No hay lugar para el antisemitismo en Berlín, y eso también se aplica a la escena artística», escribió Wegner en X el domingo. «Toda la responsabilidad del profundo sufrimiento en Israel y la Franja de Gaza recae en Hamás».

El embajador israelí Ron Prosor llega a decir ahora que la «escena cultural alemana» extiende la alfombra roja «exclusivamente a los artistas» comprometidos con la «deslegitimación de Israel». Es hora de alzar la voz y rechazar esta grotesca farsa. Actuad ahora o formad parte de este vergonzoso legado para siempre“

Claudia Roth, ministra de cultura del partido Grün/Verde dijo que: «Los responsables de la Berlinale han elevado aún más el perfil del festival como «lugar para el diálogo, las diferentes perspectivas, la diversidad y la democracia». Roth no mencionó el escándalo antisemita. Luego, el lunes cambió de opinión: Las declaraciones fueron «terriblemente parciales y se caracterizaron por un profundo odio a Israel». El silencio sobre el terror de Hamás era «inaceptable».

Josef Schuster, presidente del Consejo Central de los Judíos de Alemania aseguró que»La incitación contra Israel y los judíos en actos culturales alemanes se ha convertido en una alarmante regularidad. Una vez más, muchos responsables políticos de la Berlinale se escabullen y no tienen el valor de protestar contra los aplausos al odio a Israel en actos culturales». Schuster continúa: «Espero que los responsables políticos adopten por fin una postura clara y extraigan consecuencias para la financiación cultural».

Marco Buschmann, Ministro de Justicia, (FDP, partido Liberal) amenaza con acciones penales, critica duramente la entrega de premios del fin de semana y explica que el derecho penal está bien posicionado para castigar las declaraciones antisemitas. Ha amenazado con emprender acciones penales. Aclara que „utilizar el eslogan «Palestina libre – del río al mar», por ejemplo, podría entenderse como una posición a favor de los asesinatos cometidos en Israel en el marco de los atentados de Hamás en octubre de 2023“. «Premiar y condenar delitos criminales es un delito punible», subrayó el ministro „Quien difunda material propagandístico de organizaciones anticonstitucionales y terroristas o utilice los símbolos de organizaciones anticonstitucionales y terroristas como Hamás también puede ser procesado“. «La Berlinale ha sufrido un grave perjuicio este fin de semana porque el antisemitismo ha pasado allí demasiado desapercibido», explicó Buschmann. „El juicio penal de los incidentes es competencia de las fiscalías y tribunales competentes“.

El juicio político está claro para él: «El antisemitismo es intolerable». El conflicto de Oriente Próximo se abordó varias veces durante la Gala de la Berlinale celebrada el sábado por la noche. Numerosos miembros del jurado y galardonados pidieron un alto el fuego en la guerra de Gaza, verbalmente o con insignias. En un discurso de aceptación de un premio, se habló de genocidio. Los comentarios fueron recibidos posteriormente con críticas e indignación por parte de políticos y organizaciones“.

El Festival de cine

Antes de que se iniciara el festival ya hubo una gran polémica porque los políticos de extrema derecha AFD, Alternative für Deutschland, habían sido invitados. A raíz del escándalo que ello ocasionó tuvieron que retractarse. El dúo directivo de la Berlinale ha des invitado a cinco políticos invitados de la AfD en la gala inaugural del Festival Internacional de Cine. «La AfD y varios de sus miembros sostienen opiniones que contradicen profundamente los valores fundamentales de la democracia», aseguraron.

La actriz lleva un colgante contra el partido de extrema derecha AFD. Foto:  dpa

 

 

Solidaridad de parte de la escena artística y popular

El director estadounidense Ben Russell, premiado por la serie paralela Encounters, llevaba una kufiya, un «pañuelo palestino», y describió despreocupadamente las acciones de Israel como un genocidio.

Verena Paravel, miembro del Jurado, Foto: dpa/Monika Skolimowska

El jurado justificó su decisión de premiar a No other  Land diciendo que la película «se mete bajo la piel» y muestra las «políticas inhumanas e ignorantes del gobierno israelí». Uno de los miembros del jurado llevaba un trozo de papel con la petición de alto el fuego pegado a la espalda cuando entregó a Basel Adra y Yuval Abraham el premio de 40.000 euros.

Un grupo de manifestantes repudiando el Progrono en Hanau, también estuvieron presentes.

La acusación de antisemitismo es grave. Y criminalizar incluso los discursos, como ha sugerido ahora Marco Buschmann, sería una peligrosa intromisión en la libertad de expresión.

El conflicto Palestina –Israel en Alemania se vive diferente que en otras partes. Alemania carga aún con el genocidio nazi a cuestas. En general es un tema muy polémico y hasta genera silencio. Mucha gente siente culpa por el genocidio nazi contra la comunidad judía, pero no pueden profundizar y criticar a Israel con respecto a la ocupación y masacres cometidos contra el pueblo palestino, otras personas se sienten incómodas de hablar del tema. La apertura al diálogo sería un inicio de abordar el tema.

ANRed te necesita

Día a día intentamos brindarte información de calidad y ofrecerte un punto de vista diferente sobre lo que sucede. Somos un medio comunitario, alternativo, popular y autogestivo. Vivimos en tiempos de una crisis económico-social profunda y compleja. En ese contexto, ANRed sólo puede seguir creciendo con tu ayuda.

Podés aportar otro importe por CBU: 0440053040000248921330 (Banco Hipotecario)

Si tenés alguna duda, o querés saber más sobre nosotros, podés comunicarte al 11-2250-6241 o por mail (redaccion@anred.org).

También podés seguirnos en nuestras redes sociales: FacebookTwitterInstagram


Source

Deja una respuesta