24 de mayo de 2024

El módulo de alunizaje Moon Sniper de Japón compartió imágenes de su último «día» lunar

(CNN) — El módulo de alunizaje japonés «Moon Sniper» volvió a desafiar los pronósticos, sobreviviendo a otra larga y gélida noche lunar a pesar de no haber sido diseñado para soportar condiciones tan duras, según la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón. Las temperaturas durante la noche lunar pueden descender hasta los 208 °F bajo…

(CNN) — El módulo de alunizaje japonés «Moon Sniper» volvió a desafiar los pronósticos, sobreviviendo a otra larga y gélida noche lunar a pesar de no haber sido diseñado para soportar condiciones tan duras, según la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón.

Las temperaturas durante la noche lunar pueden descender hasta los 208 °F bajo cero (133 °C bajo cero), según la NASA. Y no se esperaba que Moon Sniper resistiera siquiera una noche lunar, que es un periodo de oscuridad en la Luna que dura unas dos semanas.

El vehículo robótico, también conocido como SLIM (Smart Lander for Investigating Moon), aterrizó en la superficie lunar el 19 de enero. La histórica hazaña convirtió a Japón en el tercer país de este siglo, y el quinto de la historia, en alunizar. La nave aterrizó cerca del cráter Shioli, situado a unos 322 kilómetros al sur del Mar de la Tranquilidad, una región cercana al ecuador lunar, donde el Apolo 11 alunizó por primera vez.

Pero las cosas no salieron según lo previsto.

Durante el descenso, la nave experimentó una anomalía y aterrizó sobre su parte delantera, lo que significaba que sus paneles solares estaban orientados hacia el oeste en lugar de hacia arriba y no recibían la luz solar necesaria para generar energía. El módulo de aterrizaje solo tuvo energía suficiente para enviar un mosaico de imágenes antes de apagarse. El equipo de la misión en Japón mantiene la esperanza de que, una vez que la luz solar llegue de nuevo a los paneles solares, la nave vuelva a funcionar.

Hasta ahora, el Moon Sniper, que se ganó su apodo por la tecnología de precisión que le permitió aterrizar a unos 55 metros de su objetivo, sigue sorprendiendo gratamente al equipo al activarse después de cada noche lunar, tomando nuevas fotos y transmitiéndolas antes de volver a dormirse. La resistencia del vehículo frente a las condiciones lunares extremas es única entre las misiones que han aterrizado en la Luna en el último año, y los expertos tienen un par de ideas de por qué podría ser.

Sobrellevar la noche lunar

El equipo de la misión se comunicó con el Moon Sniper el 23 de abril, después de que el módulo superara su tercera noche lunar. La nave pudo transmitir más imágenes de su lugar de aterrizaje.

«SLIM ha mantenido su funcionalidad principal incluso después de 3 noches en la Luna, algo que no estaba previsto en el diseño», compartió el equipo en X, antes Twitter.

Moon Sniper tomó una nueva imagen de su lugar de aterrizaje, que aparece brillante durante el día lunar. Crédito: JAXA

Además de sobrevivir al frío extremo de la noche lunar, Moon Sniper también ha soportado las temperaturas abrasadoras del día lunar, que pueden alcanzar los 250 °F (121 °C), según la NASA.

El equipo señaló que está supervisando de cerca el estado de SLIM para identificar qué componentes de la nave espacial podrían deteriorarse con el tiempo a medida que experimenta más el entorno lunar diurno y nocturno.

Los ingenieros de JAXA han tenido mucho cuidado con la forma en que se comunican con SLIM cuando se despierta por primera vez, ya que la nave está funcionando a temperaturas muy altas, lo que podría calentar las cámaras y dañarlas. Por ello, el equipo de la misión suele esperar aproximadamente un día desde que SLIM se despierta antes de ordenarle que envíe imágenes.

Hasta ahora, una de las cámaras de navegación de SLIM y el Star Tracker de la nave han proporcionado imágenes de la experiencia de Moon Sniper en la superficie lunar. El Star Tracker no es una cámara propiamente dicha, sino que se utilizó para medir la dirección de la nave espacial mediante el seguimiento de la alineación de las estrellas a medida que el módulo de aterrizaje se desplazaba hacia la Luna. Pero el equipo ha tomado medidas inteligentes para sacar el máximo partido del alunizaje de Moon Sniper.

«Originalmente no estaba previsto que se utilizara en la superficie lunar, pero en principio puede tomar fotos como una cámara, lo que llevó a su funcionamiento a través de ‘comandos secretos'», compartió la agencia en X.

La nave cuenta con dos cámaras de navegación montadas en distintas direcciones. Teniendo en cuenta cómo aterrizó Moon Sniper, una de esas cámaras está orientada hacia el espacio, pero la otra tiene una vista del lugar de aterrizaje desde la perspectiva de la nave.

El Star Tracker de la nave tomó una imagen sobreexpuesta de la ladera norte. Crédito: JAXA

El sol ha vuelto a ponerse cerca del cráter Shioli, y Moon Sniper entró de nuevo en hibernación el 29 de abril, según la agencia.

«Planeamos intentar reanudar la operación de nuevo a mediados o finales de mayo, cuando las celdas solares de SLIM empiecen a generar electricidad. Apreciamos su continuo apoyo», compartió la agencia en X mientras Moon Sniper se iba a dormir una vez más.

Los miembros del equipo de la misión compusieron recientemente una canción en honor al inspirador viaje de Moon Sniper a la que llaman «15 Degree Slope». La canción abarca cada paso de la sorprendente misión, desde el lanzamiento y el viaje a la Luna hasta el inesperado aterrizaje y «el despertar de la resurrección», según compartieron los miembros del equipo en X.

La canción toma prestado su nombre de la empinada ladera en la que Moon Sniper debía alunizar. Ahora, el equipo de la misión cree que la pendiente en la que alunizó Moon Sniper era de unos 10 grados, lo que sigue siendo «sorprendentemente empinada».

Historia de dos alunizajes

En febrero, la empresa de exploración espacial Intuitive Machines, con sede en Houston, alunizó con su misión IM-1, también conocida como Odysseus, en el polo sur lunar, convirtiéndose así en la primera nave espacial comercial en alunizar y en el primer vehículo de fabricación estadounidense en alcanzar la superficie lunar desde el Apolo 17 en 1972. Pero, al igual que SLIM, la misión «Odie» experimentó una especie de montaña rusa lunar que incluyó tener que depender de tecnología experimental para tocar tierra y, en última instancia, aterrizar de lado.

El 29 de febrero, tras siete días de funcionamiento, Odie se fue a dormir porque no estaba previsto que sobreviviera a la noche lunar. El equipo de Intuitive Machines estuvo atento por si Odie despertaba en marzo, pero la nave no volvió a comunicarse.

«Odie se diseñó solo para soportar sus cargas útiles, ninguna de las cuales era capaz de soportar la noche lunar, así que no lo diseñamos para más», explica Jack Fischer, exastronauta de la NASA y vicepresidente de producción y operaciones de Intuitive Machines. «Hay medidas que podríamos haber tomado para permitir que potencialmente durara más, pero estábamos centrados en el apoyo económico y rápido de nuestras cargas útiles, en contraposición a una misión patrocinada por un estado-nación».

El hecho de que Odie aterrizara cerca del polo sur de la Luna, mientras que SLIM lo hizo cerca del ecuador, podría afectar a su supervivencia de la noche lunar, dijo Fischer.

«Sigue dependiendo del terreno, pero en el ecuador suele haber menos problemas con las sombras y la generación de energía solar es más productiva (debido a los mayores ángulos de incidencia) que la que experimentó Odie en el Polo Sur», explicó.

Otros factores que podrían aumentar la capacidad de supervivencia son mantener una batería química protegida y funcionando a temperaturas extremas y un diseño que pueda alimentar de energía solar directamente al sistema de energía, dos cosas que podrían implementarse en el futuro.

«Sobrevivir a la noche es fundamental para cualquier esfuerzo por construir una infraestructura significativa en la Luna, e IM está trabajando en una serie de opciones con experimentos tan pronto como nuestra misión IM-3», dijo Fischer. «Nuestro objetivo es, en primer lugar, ‘sobrevivir’ a la noche, en la que la nave espacial entra en una especie de hibernación (como ha hecho SLIM) y se despierta al otro lado. En última instancia, queremos ‘prosperar’ durante la noche, y eso es precisamente lo que estamos haciendo con nuestro programa Vehículo Lunar Terrestre, en el que el vehículo puede realizar un trabajo significativo durante la noche lunar».

Fischer felicitó a JAXA por el éxito de su misión.

«Aunque no soy un experto en el diseño de su vehículo, es toda una hazaña que su nave espacial haya sobrevivido tres noches lunares, sin importar las circunstancias», dijo Fischer.

Una carrera hacia la Luna

El éxito de Japón con Moon Sniper no es más que una entrada en una renovada carrera por alunizar que se ha desarrollado en los últimos años.

India se convirtió en el cuarto país en aterrizar con una misión robótica en la Luna en agosto de 2023, cuando la misión Chandrayaan-3 aterrizó cerca del polo sur lunar. El módulo de aterrizaje Vikram y el rover de seis ruedas Pragyan que desplegó estudiaron la Luna durante casi dos semanas antes de apagarse durante la noche lunar, pero los intentos de volver a despertarlos fueron infructuosos.

El impulso de la exploración lunar continúa, ya que China pretende alunizar una misión de recogida de muestras en la cara oculta de la Luna, es decir, la que da la espalda a la Tierra, y la NASA pretende establecer una presencia humana sostenida en el polo sur lunar a través de su ambicioso programa Artemis.

El éxito continuado de Moon Sniper llega durante lo que Noah Petro, científico del proyecto de la NASA tanto para el Lunar Reconnaissance Orbiter como para Artemis III, llama una «gran nueva era de exploración lunar».

Seis de las revolucionarias misiones Apolo devolvieron muestras lunares de diferentes lugares de alunizaje, pero todas ellas se encontraban en la cara oculta de la Luna. Explorar nuevas regiones lunares proporciona nuevas ventanas para comprender el satélite de la Tierra.

«Para mí es una gran alegría ver aterrizar misiones en la superficie lunar», afirma Petro. «Cada vez que aterrizamos en la superficie, aprendemos más sobre este entorno lunar único en el que nos estamos metiendo. Construir esta base de datos de conocimientos lunares sobre lo que significa estar y trabajar en la superficie de la Luna nos ayuda a estar mejor preparados para las misiones Artemis».


Fuente

Deja una respuesta