21 de febrero de 2024

Descubren un pariente del T. rex de mayor edad y tamaño en Nuevo México

(CNN) — Un pariente desconocido hasta ahora del más emblemático de todos los dinosaurios, el Tyrannosaurus rex, se acaba de identificar, según un estudio publicado este jueves. La revelación añade una nueva pista que podría ayudar a los paleontólogos a desentrañar otro paso en la cadena evolutiva que terminó con el enorme tiranosaurio depredador T.…

(CNN) — Un pariente desconocido hasta ahora del más emblemático de todos los dinosaurios, el Tyrannosaurus rex, se acaba de identificar, según un estudio publicado este jueves. La revelación añade una nueva pista que podría ayudar a los paleontólogos a desentrañar otro paso en la cadena evolutiva que terminó con el enorme tiranosaurio depredador T. rex.

Esta criatura, llamada Tyrannosaurus mcraeensis, probablemente vagó por la Tierra hasta 7 millones de años antes de que apareciera el T. rex. Los huesos se dataron entre 72 y 73 millones de años, entre finales del periodo Campaniano y principios del Maastrichtiense.

Pero los huesos del Tyrannosaurus mcraeensis se descubrieron décadas antes de que la criatura recibiera oficialmente su nombre científico. Aproximadamente una cuarta parte de su cráneo fosilizado se encontró en la década de 1980 y principios de la de 1990 en una zona conocida actualmente como Elephant Butte, Nuevo México.

Debido al tamaño de los especímenes, el Museo de Historia Natural y Ciencias de Nuevo México clasificó originalmente los huesos como T. rex, que llegó a medir 12 metros de largo y pesar 10 toneladas.

¿Cómo se comparan los tiranosaurios?

Existen dos grandes diferencias entre el T. rex y el T. mcraeensis.

«La mandíbula inferior en un Tyrannosaurus rex es en realidad bastante robusta. Nuestra mandíbula es obviamente grande y dentuda, pero es más delgada de lo que normalmente se ve en un Tyrannosaurus rex», dijo Anthony R. Fiorillo, coautor del estudio publicado el jueves en la revista Scientific Reports. La robusta mandíbula del T. rex significaba que «podía hacer lo que quisiera. Una mandíbula más delgada, incluso con los dientes grandes, significa que tendría menos fuerza para morder».

Un fósil de mandíbula del recién descubierto Tyrannosaurus mcraeensis. Su mandíbula era más delgada que la del robusto Tyrannosaurus rex. Crédito: Cortesía del Museo de Historia Natural y Ciencias de Nuevo México

La otra gran distinción era que, a diferencia del T. rex, el T. mcraeensis no tenía una cresta prominente sobre los ojos. Los científicos creen que la cresta del T. rex se utilizaba para ayudar a atraer a las parejas, al igual que la cornamenta de los ciervos o alces, dijo Fiorillo, que es director ejecutivo del Museo de Historia Natural y Ciencias de Nuevo México en Albuquerque. En el T. mcraeensis, la cresta es mucho más sutil.

¿Por qué el tamaño?

Los tiranosaurios masivos surgieron probablemente como una adaptación evolutiva a la disponibilidad de grandes herbívoros, escribieron los autores. Sin embargo, según el estudio, el motivo exacto de la evolución de los dinosaurios herbívoros gigantes sigue siendo un misterio inexplicable.

Fiorillo subrayó que por ahora se trata de una idea «altamente especulativa», pero añadió que, a diferencia del tiranosaurio pigmeo hallado en el Ártico, llamado Nanuqsaurus hoglundi, el T. mcraeensis probablemente no experimentó cambios drásticos de temperatura y luz en el sur de Norteamérica, por lo que pudo seguir creciendo.

Las condiciones árticas pueden haber influido en el tamaño claramente diminuto de N. hoglundi, pero en general otros tiranosaurios de la misma época eran mucho más pequeños que T. mcraeensis.

El equipo de investigación volverá ahora a la formación rocosa donde se desenterró el espécimen para ver si encuentran más huesos.

«Luego, como es tan grande, tenemos que cambiar parte de nuestra investigación para tratar de entender la paleoecología y el medio ambiente en el que vivió este animal para que podamos empezar a entender qué tenía Nuevo México que era tan especial que la adaptación de este animal a la vida era hacerse grande», dijo Fiorillo.

Un detective de tiranosaurios

Según Fiorillo, cuando se encontró la mandíbula inferior no había muchos ejemplares de T. rex.

La identidad del T. mcraeensis se desveló décadas después gracias a Sebastian G. Dalman, primer autor del estudio, investigador asociado del museo y consultor paleontológico del Museo de Ciencias de Springfield, Massachusetts.

Aproximadamente una cuarta parte de un cráneo fosilizado de Tyrannosaurus mcraeensis se encontró en una zona conocida como Elephant Butte, Nuevo México. Crédito: Spencer Lucas/Cortesía del Departamento de Asuntos Culturales de Nuevo México

Mientras estudiaba los huesos a partir de 2013, Dalman fue la primera persona en sugerir que «podrían ser algo diferente», dijo Fiorillo.

Como el mayor depredador ápice de su tiempo, el T. rex ha sido objeto de atención casi constante por parte de la comunidad paleontológica, tanto profesional como aficionada, durante décadas. Según Fiorillo, la fascinación por este feroz gigante y su papel en películas populares como «King Kong» y » Jurassic Park» han aumentado el entusiasmo de científicos y cazadores de fósiles aficionados en su búsqueda de más huesos del T. rex.

«Y eso mejoró el tamaño de nuestra muestra», dijo. «Eso sentó las bases para cuando Sebastian empezó a mirar nuestro espécimen y a decir: ‘Eh, en realidad estos no tienen el mismo aspecto que los famosos especímenes de tiranosaurio rex de lugares como Montana'».


Fuente

Deja una respuesta