21 de febrero de 2024

Corresponsales en Gaza: héroes y heroínas de este 2023

Arriesgan su vida para contar lo que la mayoría de la prensa hegemónica omite. Muchos de ellos fallecieron, otros fueron mutilados o perdieron a toda su familia. Mientras trabajaban velaban a sus seres queridos, y sin embargo mantienen firme su labor. Son nuestros ojos… y también nuestra inspiración. Un repaso y homenaje a parte del…

Arriesgan su vida para contar lo que la mayoría de la prensa hegemónica omite. Muchos de ellos fallecieron, otros fueron mutilados o perdieron a toda su familia. Mientras trabajaban velaban a sus seres queridos, y sin embargo mantienen firme su labor. Son nuestros ojos… y también nuestra inspiración. Un repaso y homenaje a parte del grupo de corresponsales que registra e informa el genocidio en Gaza desde el territorio. Por Ramiro Giganti (ANRed).

Mientras la mayoría de los medios hegemónicos omiten difundir lo que sucede en Gaza, decenas de corresponsales continúan cubriendo el horror. Cuando la prensa hegemónica omite, desbordan con información desde sus redes sociales.

Son nuestra fuente, muchas veces desde sus cuentas personales en redes sociales donde publican fotos o videos, , otras desde los medios donde trabajan.

Rushdi ¿me escuchás?

A principios de la segunda semana de octubre,  Rushdi Abu Alouf, corresponsal de la BBC, estaba retransmitiendo en directo desde Gaza cuando lo sorprendió una fuerte explosión en las inmediaciones. El peligro se sentía latente.

El sábado anterior empezaron a llover misiles israelíes que los periodistas de ese medio vieron con sus propios ojos. Les quedó claro que podían ser alcanzados y asesinados.

La explosión salió en directo por la BBC mientras Rushdi hablaba con un conductora en el piso del noticiero en Londres.

«Rushdi ¿me escuchás? eso sonó cerca», fue la pregunta desde el piso. “Eso ha sonado bastante cerca», dijo Alouf, volviéndose hacia un colega fuera de la pantalla. “Creo que deberíamos movernos”.

Wael Al-Dahdouh y Mohammed Farra: el oficio por sobre el dolor

«Cuanto mas quieren silenciarnos, mas quiero contar la historia, documentar la vida cotidiana de un pueblo bajo ocupación. La historia de una guerra que no estamos seguros de como fue que terminó con nosotros y nuestras familias aún con vida», Wael Al-Dahdouh

Wael AL-Dahdouh carga por última vez el cuerpo de su hija de 7 años asesinada. Foto: Majdi Fathi-AFP.

La revista belga Knack eligió hace unos días a Wael Al-Dahdouh como personalidad periodística del año 2023. Toda su familia, esposa y dos hijas, fue asesinada por los ataques israelíes en Gaza. Él también fue herido en otra ocasión y hasta se lo vio presentando noticias con una mano vendada.

Con mucha entereza, Wael retomo su trabajo 24 horas después de pasar por el peor infortunio que puede sufrir un ser humano, y continuó con su dura labor de informar.

Otro periodista que perdió a toda su familia en Gaza es Mohammed Farra. Sucedió durante un bombardeo israelí a Khan Yunis, en el sur de Gaza, donde había que migrar según el propio ejército israelí.

Belal Khalid y un registro de contrastes

En menos de un año, el fotógrafo y artista Belal Khalid presenció y registro dos eventos muy opuestos: el mundial de futbol en Qatar y el genocidio en Gaza.

Belal Khalid hizo dos foto informes donde contrasta una foto del mundial con otra del genocidio en gaza. Todas de su autoría.

El contraste de las imágenes contiene una belleza estética que cautiva y perturba al mismo tiempo. Pero es también un llamado a la concientización. De estar en la mayor fiesta deportiva del mundo a presenciar el mayor horror.

De la fiesta al horror y en esos contrastes que Khalid habitó y registró nos da una lección: muestra las similitudes entre seres humanos en coyunturas opuestas: llantos angustias dolor, o el contraste del festejo con el sufrimiento.

El horror y el festejo, el tremeno contraste registrado por Belal Khalid

Desde esa belleza estética Khalid llama la atención, logra meterse donde está prohibido: la masa contemplativa que disfrutó el mundial rodeada del «no me importa nada mas» es interpelada.

Rostros parecidos pero con sensaciones opuestas, o similares pero en coyunturas absolutamente distintas. Recibir agua en el desierto con, probablemente, la misma sensación que tuvo Messi al recibir la Copa del Mundo.

La copa del mundo en manos argentinas y pequeñas botellas de agua en manos palestinas.

Las fotos de Khalid son notables, como también las intervenciones estéticas que realiza en medio del horror.La pasada navidad retrató a un Papá Noél recorriendo los escombros de Gaza. Mientras niñas y niños en el mundo esperan abrir un regalo, un hombre vestido de reojo recorre tierra arrasada, buscando a las niñeces desplazadas y masacradas.

Pueden seguir a Belal Khalid en su cuenta de Instagram, Allí, entre muchas otras fotos, podrán encontrar su foto informe donde contrasta una foto del mundial con una de Gaza, hay también una segunda parte de ese informe.

Majdi Fathi y Doaa J Rouqa: corresponsales de la esperanza

Transmitir solamente el horror, también es algo que deshumaniza. El pueblo palestino no se reduce a horror, victimización y resistencia. Palestina ofrece una belleza oculta, negada, censurada. Desde sus colores, su historia, su alegría, sus frutos, sus comidas y telares. Su relación con el mar y con su tierra.

Majdi Fathi y Doaa J Rouqa, a su manera, son dos exponentes de esa lucha por comunicar la esperanza.

Majdi Fathi con su cámara en la playa de Gaza y Doaa J Rouqa junto a niñas y niños.

Hace unos meses, una nota en castellano presentaba a Majdi Fathi como «el fotógrafo palestino que retrata el horror en la Franja de Gaza». Si bien eso que dice es cierto, el título no terminaba de caracterizar su trabajo.

Si bien había registrado muchos abusos cometidos contra su pueblo, la mayoría de las publicaciones que Fathi compartía eran registros de vida.

Fathi contaba la vida cotidiana de Gaza, que no se reducía a bombardeos y suplicios. Sus registros mostraban a niñas y niños en las playas, jugando, a arqueólogos restaurando y rescatando la enorme historia Palestina, entre muchos otros registros.

Cosecha de frutillas en Gaza. Foto Majdi Fathi

También, muchas veces mostró agricultores trabajando, y los colores de sus frutos recordaban el sabor de quien las veía.

Lamentablemente ya no se ven esos informes, que llenaban de esperanza y transmitían la alegría de los pueblos árabes. Desde el 7 de octubre la urgencia lo llevó a registrar el horror. Pese a ello, quienes lo sigan van a ver ese permanente intento de captar la esperanza y comunicarla.

Pueden seguir a Majdi Fathi en su cuenta de Instagram.

Es recurrente y también un descanso entre tanta angustia, ver a Majdi Fathi o a Doaa J Rouqa mostrar una selfie entre niñas y niños sonrientes.

Doaa J Rouqa es periodista, hace móviles para noticieros televisivos, pero también a veces oficia como fotógrafa. Sus momentos preferidos en sus redes sociales son entrevistas a niñas y niños.

Un momento emotivo, compartido por Doaa fue cuando una familia invitó a periodistas  a comer en su casa hecha ruinas.

Presentes, ahora… ¡y siempre!

Al menos 69 corresponsales fueron asesinados entre el 7 de octubre y el 23 de diciembre. Desde algunas fuentes afirman que las y los periodistas asesinados en Gaza ya superaron el centenar. Probablemente así lo sea. Al 23 de diciembre las víctimas de prensa chequeadas y de quienes se conoce su nombre eran 69. 62 eran palestinos, 4 de nacionalidad israelí y 3 libaneses.

Una escena recurrente: trabajadores de prensa despidiendo a un colega asesinado. Foto: Mohammed Salem – Reuters.

En concreto, el Estado de Israel asesinó a un/a corresponsal por día, aproximadamente.

A su vez 15 corresponsales sufrieron lesiones, 3 se encuentran desaparecidos y 20 fueron detenidos. Pero fueron muchos otros los casos de censuras, despidos, cyber-ataques y, como ya fue mencionado, el asesinato de familiares y seres queridos.

Sus nombres y donde trabajaban están publicados en el Comité para la Protección de los Periodistas. Lamentablemente el organismo está en un receso y no actualiza información entre el 25 de diciembre y el 1 de enero.

Los bombardeos a Gaza continúan, incluso hubo un bombardeo a un hospital durante «noche buena» con médicos y niños asesinados.

No empezó el 7 de octubre

El asesinato de Shireen Abu Akleh, la convirtió en el símbolo de la prensa palestina. La corresponsal cristiana, nacida en Jerusalén Este, fue asesinada por un francotirador israelí mientras desarrollaba su labor en Yenin.

Retrato de Shireen Abu Akleh

En 2022 hubo 902 agresiones contra la prensa.

El asesinato de la reconocida periodista de Al Jazeera tuvo otro episodio lamentable cuando la policía israelí reprimió su velorio.  Una imagen que daba cuenta de la crueldad del régimen sionista, que desde el 7 de octubre asesinó a mas de 9000 niñas y niños, y superó las 20.000 víctimas civiles, incluidas las decenas de corresponsales.

Fueron héroes de este 2023, son inspiración. En tiempos donde se denigra el oficio en medios hegemónicos, justificando represiones, o defendiendo a empresas corruptas a cambio de contraprestaciones, esta labor resalta la dignidad del oficio. Lo hace informando lo prohibido. Lo que el lobby sionista intenta ocultar comprando el silencio de los medios hegemónicos.

Pero acá, las bestias tampoco lograron callarles. Quienes podamos, brindemos por ellas y ellos. Y no dejemos nunca de hablar de Palestina.

ANRed te necesita

Día a día intentamos brindarte información de calidad y ofrecerte un punto de vista diferente sobre lo que sucede. Somos un medio comunitario, alternativo, popular y autogestivo. Vivimos en tiempos de una crisis económico-social profunda y compleja. En ese contexto, ANRed sólo puede seguir creciendo con tu ayuda.

Podés aportar otro importe por CBU: 0440053040000248921330 (Banco Hipotecario)

Si tenés alguna duda, o querés saber más sobre nosotros, podés comunicarte al 11-2250-6241 o por mail (redaccion@anred.org).

También podés seguirnos en nuestras redes sociales: FacebookTwitterInstagram


Source

Deja una respuesta