28 de mayo de 2023

AMERICO RIAL, DE CHACARITA AL COMANDO CELESTIAL

Los futbolistas amaban a sus clubes, estaban alejados de los negocios. Américo Rial, periodista,, militante peronista desde los´ 50  participó desde su lugar en el «Operativo Cóndor» -patriada de Dardo Cabo a las Islas Malvinas en 1966. Por José Luis Ponsico (*) La Otra Mirada NAC&POP 08/05/2023 En las últimas horas se conoció el deceso…

Los futbolistas amaban a sus clubes, estaban alejados de los negocios.

Américo Rial, periodista,, militante peronista desde los´ 50  participó desde su lugar en el «Operativo Cóndor» -patriada de Dardo Cabo a las Islas Malvinas en 1966.

Por José Luis Ponsico (*)

La Otra Mirada

NAC&POP

08/05/2023

En las últimas horas se conoció el deceso de Américo Rial, periodista con más de 6 décadas
en el oficio, militante peronista desde los´ 50.

Un doctrinario que participó desde su lugar en el «Operativo Cóndor» -patriada de Dardo Cabo a las Islas Malvinas e históricos en el´ 66- y aportó su talento desde la Agencia Télam y «Crónica» durante un cuarto de siglo.

Américo llegando a los 81 años de edad. Internado en una clínica de Colegiales vivió sus
últimas horas con el amor de su hija que si todo salía bien se lo iba a llevar a vivir con ella.
Rial hacía mucho que estaba como un «lobo estepario», alejando de casi todo.

El recuerdo del escriba lo lleva a los avatares del gremio de Prensa, en los´ 70 y 80.

Rial en los´ 70 tuvo cargos jerárquicos en la Nacional de Noticias Télam mantenía relaciones de activista gremial con la generación de militantes que lo heredó.

Entre otros el cronista que escribe éstas líneas.

La anécdota pintó en el´84.

La recuperación del Sindicato de Prensa y Rial apoyando a la nueva camada.

«Mirá José Luis, no soy muy grande.

Tengo 40 años, pero en un sentido de la vida me puedo dar por satisfecho, si te parece con las dos cosas más felices: en noviembre´ 72 viví la vuelta del General Perón a la Patria, igual a tantos millones.

Pero tengo otra que vos recordarás bien por tu pasión futbolera.

Chacarita Jrs. campeón en el Metro´69, goleando a ustedes en Racing», dijo

La amistad se construyó en el 71 en Mar del Plata.

Rial cubría los populares Torneos de Verano en el remodelado Estadio General San Martín, patrocinio de Alberto J. Armando y visitas de clubes célebres nuestros América de Sur y Europa. Boca, Racing, Independiente, Estudiantes de La Plata, multicampeón. más tarde River con Angel Labruna.

Llegaban además de los «grandes» nuestros, Slovan Bratislava (Checoslovaquia), Rapid de Viena (Austria) y Vasas (Hungría). Con ellos Peñarol y Nacional de Montevideo, Palmeiras de San Pablo, Brasil.

En una noche memorable Luis Artime (Palmeiras) marcó cinco goles.

Un grande de todos los tiempos.

Ahora con 83 años acompañando a sus hijos.

Rial estaba en una elite inalcanzable para el periodismo marplatense representado en el fútbol grande por Mario Trucco, Emilio «Yiyo» Arangio, los primeros tiempos de Juan Carlos Morales y el Negro Jorge Giacomelli, apodado Jorge Bullrich, Radio Rivadavia. Sobrevive Juan Carlos que se mantuvo firme en el relato durante dos décadas.

Américo admirador de Osvaldo Ardizzone, estaba situado entre los enviados especiales junto
a Héctor Onesime (El Gráfico, como Osvaldo), José María Otero (La Razón), «Beto» Devoto, Horacio Pagani y Jorge Ruprecht (Clarín), Carlos Alfredo Juvenal y Luis Hernández (La Nación), Pablo Zaro, inolvidables asistentes. También Ernesto Cherquis Bialo con Rombys y Francis.

Hasta los periodistas porteños aceptaron un clásico futbolero en Villa Marista, Camet, donde
en el 78 César Menotti concentró con el profesor Ricardo Pizzarotti 45 días a los futbolistas que ganaron el Mundial en junio.

Ahí los marplatenses ganaron un partido memorable bajo la lluvia.

Nunca hubo revancha que los porteños pidieron siempre.

Aún la reclama Onesime, desde Chile.

Rial con Fernando Niembro y Néstor Ibarra integraron el dream team pero lejos del nivel de Beto Devoto, el propio Onesime y José María Otero.

El fútbol siempre produjo milagros: hoy muchos periodistas son más famosos que los aquéllos notables que hicieron grande al fútbol criollo. Algo que molestó siempre a Américo.

«El fútbol ahora -decía el querido «Gordo» Rial- hasta «Rafa» (Rafael) Di Zeo, uno de los jefes
de La Doce, «barrabrava» de Boca, firma autógrafos en «Balneario 12», a dos o tres carpas del
«Mellizo» Guillermo Barros Schelotto -anécdota del verano 2006- en tanto ¿quién se acuerda de
Bernabé, «Tucho» Méndez, «Capote» De la Mata, Herminio Masantonio, Arsenio Erico?», pegaba

Su amigo inseparable Juan Carlos Cerro, Télam, Crónica, el Sindicato de Prensa falleció joven

El vínculo de cuasi hermanos afectó mucho a Rial.

Ellos habían ayudado al que escribe éstas líneas en el trágico invierno del´76. Mar del Plata una caldera.

El exilio interno inevitable.

Los dos hicieron el milagro: reubicaron al marplatense que no conocía ni las calles porteñas

«José Luis, estarás cubriendo entre semana como cronista todos los francos y los fines de semana harás los partidos desde la Redacción para las dos ediciones.

El cronista de cancha te pasará los datos.

Tendrás que redactor dos para el vespertino y dos para el matutino», todo el 77

Un grande Rial.

Transformó la vida del cronista deportivo corrido de todos lados.

Los 7 de junio Día del Periodista, de manera infaltable el antiguo jefe en Télam y en «Crónica» llamaba a su virtual discípulo de los años duros.

«José Luis, soy Américo. Quería saludarte.Es lo que nos queda por peronistas, haber dedicado parte de nuestras vidas al gremialismo en Prensa y ser muchas veces perseguidos por las empresas que son manejadas por liberales», sostenía.

Américo Rial estará siempre en los corazones del peronismo doctrinario y de los futboleros de aquéllos tiempo que los hinchas viajaban en camiones de la barriada, cantando estribillos que no morirán.

Los futbolistas amaban a sus clubes, estaban alejados de los negocios, malabaristas con la pelota.

Como el «Gordo», tiempo que no volverá.

Hasta siempre Américo.

Con las risotadas: «Creo que más peronista y de Chacarita Jrs que yo debemos evocar al olvidado Cecilio Conditi», afirmaba.

Un grande.

Como Amílcar González, el «Moro» Víctor Alvarez, Roberto Gasparini, «Chuqui» Ojam, entre los más recordados de la época.

JLP/

 

(*) Columnista de La Señal Medios, Mundo Amateur, Libre Expresión y Agencia Nacional y y Popular



Source

Deja una respuesta