INEDITO !!!!! En Latinoamerica atrapan al Breaking Bad de la Vida Real

Walter White es la estrellade la televisión moderna, el personaje completo. Ningún otro volverá a parecernos una bestia de dualidad absoluta, hambriento y caritativo a la vez. Alimentaba a su familia, pero para lograrlo  lanzó un par de corderos a las bestias.

Un profesor de Química moribundo decide fabricar metanfeta: ¿Qué mejor forma de trascender tras la muerte que ayudando a un completo desconocido con infulas de monstruos a volcarse hacia el abismo? Y lo logró. Gastó sus últimos días en cocinar lo necesario para dinamitar la vida de otros. Y lo hizo. El resultado fue un campo de minas.

Por esa sencilla razón, el delincuente trémulo resulta un buen modelo de vida para muchos. Decenas de ciudadanos alrededor del mundo soñaban con tener su propio laboratorio de cristal azulado, purísimo. Pero carecieron de agallas y —lo más importante— de fórmulas científicas básicas para lograrlo: elementos, compuestos, ácidos, alcalinos. Da igual. A lo mucho lograrán ser medio Jesse Pinkman.

Breaking Bad

Ahora ya dejando de parecer algo frikkis, con ese relato poético sobre breaking bad, centrémonos en el caso real.

Un hombre logró reunir la osadía con el conocimiento químico. John Gose, profesor de ciencia en una escuela de Nuevo México, Estados Unidos, fue declarado culpable de cocinar metanfetamina al estilo Heisenberg: el equipo de laboratorio con el que manufacturaba la droga fue hallado en su automóvil durante el rojo de un semáforo.

El susodicho tenia las herramientas dignas de un fabricador clandestino: frascos de vidrio extraídos de un laboratorio de secundaria, tubos de hule, una hielera y químicos, la materia prima de la droga potencialmente adictiva.

Según revelaron los medios locales que tras registrar su domicilio, descubrieron que poseía los ingredientes suficientes como para producir medio kilogramo de la sustancia ilícita, una ganancia de alrededor de 40 mil dólares (poco más de 700 mil pesos mexicanos). Un buen monto inicial, cantidades principiantes, como con las que empezó el negocio de Walter.

Según  la BBC, el profesor Gose, de 56 años, había trabajado poco más de ocho años en una preparatoria de El Paso, Texas y más recientemente había impartido clases en secundaria para varias escuelas públicas de Las Cruces (mientras que Walter impartía clases en Albuquerque).

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*