DENIGRANTE, Lo que le paso a esta mujer mientras bebía su agua de coco, llego a su boca algo realmente asqueroso

Hay cosas de las que uno no está exento en la vida y eso es aceptable, pero lo que le hicieron a esta mujer en New York Estados Unidos, no tiene ninguna presentación, así que no está apto para sensible, si no lo soportas, no sigas la lectura. Esta es la historia:

Bárbara Kline vive en Nueva York, es madre de dos pequeños y ama el agua de coco. Bueno, eso hasta hace algunas semanas, porque según lo que le conto a buuzfeed es posible que Kline nunca más vuelva a acercarse a un contenedor de agua de coco en su vida. 

La razón es asquerosa y preocupante y tiene que ver con la extraña “cosa” que encontró al interior de un envase Vita Coco que había comprado recientemente.

El incidente ocurrió el pasado 25 de abril, cuando esta fue al refrigerador a tomar un poco de agua de coco embotellada y pronto se percató que algo no andaba bien.

Según ella mismo constato, se tragó un pedazo de algo mientras bebía era muy denso y azucarado, así que básicamente le asqueo inmediatamente.

Justo en ese momento, procedió a verificar si había comprado algo diferente, pero NO, era su tradicional agua de coco, empezó a rebatir la cajita y algo se movía dentro, así que cogió un cuchillo y le toco ver lo que no quería.

Al baño al instante

Solo fue suficiente que Kline viera el contenido de la caja para irse haciendo arcadas al baño, pues una vez abierto con el cuchillo la caja vio lo que parecía un pulpo.

Al contactarse con la compañía Vita Coco, Arthur Gallego, director global de la marca, aseguró que debido a que su marca no usa preservantes, lo más probable es que una mala refrigeración hubiese convertido el envase en el hogar ideal para los hongos.

Tal como indica el contenedor, la bebida Vita Coco puede durar un año cerrada, pero una vez abierta debe ser refrigerada y consumida entre 24 a 48 horas como máximo.

Pero Kline aseguro que una vez ella abre un agua de coco, no la deja estar un día y medio así, la consume o la bota, por lo que es muy extraño eso que paso.

Como la compañía se negó a darle otra explicación, Kline decidió seguir por la vía legal. Según lo que cuenta la única respuesta que ha obtenido de la compañía es un paquete que recibió donde le enviaron un contenedor para que devuelva “la muestra”. Ella se niega e entregar la única evidencia que tiene, especialmente porque es alérgica a los hongos:

Además, Kline se niega a creer eso, pues no es la primera vez que encuentran cosas extrañas dentro de esas cajas de tetrapack, la industria de bebidas no puede eximirse de la responsabilidad que tiene con sus consumidores.

Comparte y comenta con tus amigos este horrendo caso.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*